Ediciones Anteriores
 
Año 23 - Abril/2021
BIMESTRAL
N° 122
cultura    INICIO      Sábado 31 de Julio del 2021    
  EDITORIAL

  NACIONAL
LA DERECHA DE LOS ZAPATOS ROJOS

  CIUDAD
CUENCA Y SU ACTA DE FUNDACIÓN

  DENUNCIA
PATRIMONIO: ABANDONO Y DESTRUCCIÓN

  OPINIÓN
EL BICENTENARIO DE PEDRO PALACIOS
EL VIACRUSIS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

  ANIVERSARIO
"EXPRESIÓN LATINOAMERICANA"

  NATURALEZA
GALÁPAGOS EL ÚLTIMO RINCÓN DEL PLANETA
LA AVENTURA DE DAVID LIGOUY

  COMUNIDAD
EL LIBRO DE NABÓN

  CULTURA
PÁGINA LITERARIA
LITERATURA Y ARTE POR LA NO VIOLENCIA

POR: Armando Sacta Guamán

 

 


Página literaria
El poeta Miguel Moreno Ordóñez nació el 3 de Marzo de 1851, en la hacienda Tutupali. Fue hijo primogénito del señor Manuel Moreno Aguirre y de la señora Carmen Ordóñez y Veintimilla. Sus estudios de primaria y secundaria realizó en Cuenca, graduándose bachiller ingreso a la Universidad de Cuenca, obteniendo el título de Doctor en Medicina en 1876. Luego viajó al Perú, ejerciendo su profesión de médico hasta 1882, retornando a Cuenca. Desde su juventud desarrolló su creación poética, tanto que ya en 1872 había escrito el célebre poema “Sábados de Mayo”; obra publicada junto con poemas de su amigo Honorato Vásquez, en un libro del mismo título, en 1877. La segunda edición se publicó en 1907 y la tercera en 1977.
 
En 1892 fue elegido Diputado de la Provincia del Azuay, para el Congreso Nacional. Además fue Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cuenca. En 1893, con Honorato Vásquez y los hermanos Cornelio y Remigio Crespo Toral, fundó la Revista “La Unión Literaria”. Al fallecer tres de sus hijos, su señora y después su padre, le doblegó una inmensa pena, escribiendo “El Libro del Corazón”, publicado en Madrid, en 1907. Dos años más tarde, en 1909, publicó su último libro “Morayma”.
 
Fue un verdadero católico. Se dedicó a mejorar las iglesias de la Ciudad, a embellecer los altares y a construir el templo de Santo Cenáculo. Ayudó a los pobres, alimentó a los niños desvalidos, visitó a los desheredados llevando siempre la ayuda que necesitaban. Sanó a los enfermos, curó las heridas ajenas. Inclusive enterró al Coronel Luis Vargas Torres, fusilado en Cuenca en 1886. En reconocimiento a su labor social y religiosa, el Papa Pío X, le otorgó la Condecoración de “Caballero de San Gregorio Magno”. Falleció en un trágico accidente, en Cuenca, el 30 de Agosto de 1910. De su producción literaria, en esta página se publica un romance triste, sencillo y comarcano, llamado:


 LA GARZA DEL ALISAR
 
Tendido sobre una roca,
orillas del Macará,
suelta el ala del sombrero,
melancólica la faz,
macilento y pensativo
joven simpático está,
que así le dice a un correo
de Cuenca, lleno de afán:
-Correo que vas y vuelves
por caminos del Azuay,
adonde, triste proscrito,
ya no he de volver jamás;
di, ¿qué viste de mi Cuenca
en el último arrabal,
en una casita blanca
que á orillas del río está,
coronada de un molino,
perdida entre un alisar?
-Diez días ha que saliera
de los valles del Azuay:
yo vi del río a la margen
la casa de que me habláis,
coronada de un molino,
perdida entre un alisar.
-Está bien, ¿pero no viste
en este sitio algo más?
-Os contaré, pobre joven,
que vi una tarde, al pasar,
una niña de ojos negros
y belleza angelical,
toda vestida de blanco,
vagando en el alisar.
-¡Ay!, no te vayas, correo,
por Dios, suspende tu afán;
tú, que dichoso visitas
las calles de mi ciudad,
aunque estés de prisa, dime
de esa joven algo más.
-Caballero, cual los vuestros,
cual los vuestros eran, ¡ah!,
los ojos encantadores
de esa niña del Azuay:
tras de unas negras pestañas,
como el sol que va expirar, 
velado por densas nubes
que ocultaban el cielo ya,
melancólicos, a veces,
miraban con grande afán
a todos los caminantes
que entraban a la ciudad.
Pobre niña, pensativa,
cubierta la hermosa faz
con sombras de honda tristeza
y una palidez mortal,
otras veces contemplaba
las hojas del alisar
que, arrastradas por el río,
no volverían jamás.
Pobre niña, no lo dudo,
estaba enferma, quizá
ese momento se hallaba
pensando en la eternidad.
-¡Ay!, mi correo, correo
tan veloz en caminar,
tú que dichoso transitas
por donde mi amor está,
dime, por Dios, si supiste
de esa joven algo más.
-Cuando una vez de mañana
paseábame en la ciudad,
vi esparcidos por el suelo
rosas, ciprés y azahar,
que formaban un camino
que, yendo desde el umbral
de una iglesia, terminaba
en la casa de que habláis.
Luego escuché en su recinto
el tañido funeral
de una campanilla, y luego
de la salmodia el compás,
y olor de incienso espiraba
el ambiente matinal.
-Dime, amigo, ¿no supiste
quién se iba a sacramentar?
-Una niña a quien llamaban,
por su nívea hermosa faz,
porque de blanco vestía,
¡La Garza del Alisar!
-¡Oh! ¡Basta, basta, no sigas!
Es ella… ¡Suerte fatal!
¿Y habrá muerto?


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP