El Parque Nacional El Cajas

La Fiscalía investiga varios delitos ambientales (irreparables) cometidos dentro del Parque Nacional El Cajas, junto a la laguna de Illincocha. Resulta que en la sesión extraordinaria del Concejo Cantonal de Cuenca, de fecha lunes 7 de enero de 2019, los concejales Ruth Caldas (vicealcaldesa), Gabriela Brito, Priscila Carrión, Martha Castro, Paola Flores (reelecta), Narcisa Gordillo, Carlos Orellana, Raúl Ramón, María Augusta Ribera, Carolina Martínez, Cristian Zamora (reelecto), Guissella Ochoa, Xavier Barrera (reelecto), y Dora Ordóñez (actual gerente de la EMAC),  aprobaron el cambio de uso de suelo, pero antes se ejecutó la firma de un comodato (4 de enero 2018) entre el Ministerio del Ambiente, representando en ese entonces por el señor Tarsicio Granizo, y el gerente de la la empresa municipal ETAPA, Boris Piedra. Y, como testigo de honor estampó su firma, sin medir las consecuencias, el propio alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera Palacios (todo fue bien planificado).

El comodato se armó para que el B. Cuerpo de Bomberos de Cuenca, bajo la jefatura del Coronel Patricio Lucero, tenga vía libre para emplazar una estación a un costo de más de 400 mil dólares.

Lo grave, de acuerdo con los entendidos en la materia, es que el comodato motivo de la polémica y rechazo ciudadano, va en contra de la Constitución de la República y la Ley Forestal y de Conservación de  Áreas Naturales y Vida Silvestre. “Este patrimonio es inalienable e imprescriptible y puede constituirse sobre él ningún derecho real”, señala el artículo 71 de la Ley Forestal.

Sin hacer caso omiso a todas las leyes, disposiciones, reglamentos, convenios y tratados internacionales, como el que se dio en el año  2002, cuando fue reconocida como Humedal de Importancia Internacional RAMSAR. En  el año 2003, la Asociación Internacional para la Conservación de Aves, categorizó como área de suma importancia para la conservación de aves. Desde el 2005 ha recibido destacados reconocimientos nacionales, por las mejores prácticas ambientales. Y, en el 2007, el Comité de Patrimonio de la UNESCO, incluyó en la lista del Proyecto Qhapag Ñan.

Los autores. cómplices y encubridores del atentado a la naturaleza, pasaron por alto todo, por lo que deberán ser sancionados por los órganos de justicia, con la finalidad de sentar un precedente, y nunca más, tener que denunciar a irresponsables que piensan que el pueblo les ha entregado carta blanca para que puedan hacer con la ciudad, los que les venga en gana.

El Parque Nacional El Cajas, uno de los grandes tesoros naturales de la Cuenca Andina, es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La Fiscalía ha iniciado la investigación preprocesal y procesal, llamando a rendir versiones a los denunciantes e involucrados en este penoso episodio inscrito ya en las páginas negras de los delitos ambientales cometidos por personas inescrupulosas e irresponsables, en contra del patrimonio que le pertenece a la humanidad.

El telón de esta infamia, se cerró con las palabras de la vicealcaldesa Ruth Caldas, quien presidió la fatídica sesión extraordinaria: “Gracias, señor Concejal (se refería a la intervención de Orellana, que dijo, consta en actas, que ojalá este proyecto se pueda ejecutar a la brevedad posible), Con este último criterio y el respaldo a la moción, consulto nuevamente sobre su aprobación. SE APRUEBA, SEÑOR SECRETARIO.

Código Orgánico Integral Penal: Artículo 255.- Falsedad u ocultamiento de información ambiental.- La persona que emita o proporcione información falsa u oculte información que sea de sustento para la emisión y otorgamiento de permisos ambientales, estudios de impactos ambientales, auditorías y diagnósticos ambientales, permisos o licencias de aprovechamiento forestal, que provoquen el cometimiento de un error por parte de la autoridad ambiental, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años. Se impondrá el máximo de la pena si la o el servidor público, con motivo de sus funciones o aprovechándose de su calidad de servidor o sus responsabilidades de realizar el control, trámite, emita o apruebe con información falsa permisos ambientales y los demás establecidos en el presente artículo. 

Es absurdo e inaceptable que los más obligados a cuidar y defender el Parque Nacional El Cajas, no lo hagan y actúen en contra; mientras que personas y organismos internacionales, desde la distancia, se pronuncian a favor de su conservación inalienable, por su gran valor ecológico y privilegio natural para Cuenca y sus habitantes.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, NI SE COMPRA, NI SE VENDE, NI SE TRANSA.