Ediciones Anteriores
 
Año 24 - Agosto/2022
BIMESTRAL
N° 130
opiniÓn    INICIO      Jueves 01 de Diciembre del 2022    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
FRAGMENTACIÓN POLÍTICA Y ENDOGAMIA ELECTORAL

  CIUDAD
PATRIMONIO Y CULTURA: GESTIÓN LOCAL

  DENUNCIA
GUANGARCUCHO: LA DANZA DE LOS MILLONES

  RECONOCIMIENTOS
RECONOCIMIENTOS

  OPINIÓN
LA PEDAGOGÍA DE LA PACIENCIA
UN MUNDO FELIZ

  CULTURA
PÁGINA LITERARIA
RELATOS DE ANTAÑO

  TURISMO
SALVADOR DE BAHÍA, UNA JOYA DE BRASIL

  PERSONAJE
AMÉRICA IBARRA PARRA

  COMUNIDAD
UNIDAD EDUCATIVA CÉSAR DÁVILA ANDRADE
XIV COLONIA VACACIONAL INCLUSIVA
ALEXIS ORDÓÑEZ CERAMISTA CUENCANO

POR: José Manuel Castellano

 

 


La pedagogía de la paciencia
La contemporaneidad, con respecto a las etapas históricas precedentes, ha imprimido una vertiginosa aceleración del tiempo en la irracionalidad colectiva. Esta época, caracterizada por constantes e ininterrumpidos cambios en todos sus ámbitos, ha modificado sustancialmente, en la mayoría de los casos, cuestiones meramente formales y estéticas. Mientras que el fondo y las esencias han permanecido inmutables a su sombra. Unas transformaciones revestidas, con un toque cosmético sutil de gran impregnación social, para que no alteren el orden y “todo siga igual”; aunque, ahora, con un mayor y férreo control global que recae, cada vez más, en menos manos.  

Algunos sesudos teóricos, encerrados en sus amplias y acomodadas torres de marfil y que nunca han pisado la realidad social -ni tienen intención de hacerlo, ni siquiera les interesa porque representan y defienden el poder de otros- han definido este momento histórico como la “Era de la Información y la Comunicación”, por el simple hecho del surgimiento de nuevos dispositivos tecnológicos, que bien podrían encaminarse en esa dirección o en sentido contrario, como así ha sido, al menos en estas últimas décadas y, muy probablemente, en las venideras con una mayor intensificación, que se plasmaran en nuevas formas de relación social, productiva e ideológica. Asistimos, por tanto, a la anunciación de un nuevo periodo histórico con unos altos niveles restrictivos: incremento de la dependencia, generalización de la desigualdad y  concentración del poder.

Resulta muy llamativo que esa conceptualización –“Era de la Información y la Comunicación”- no nace como resultado de un proceso analítico del entramado social sino como una concepción estructurada que se impone, a partir de un modelo elaborado desde una perspectiva teórica sesgada, minimalista y concentrada en una base ideológica de poder, con esencia globalizadora de control y dominación, con la que se pretende consolidar la preeminencia de “un” o “unos” grupos minoritarios (oligárquicos y monopolísticos) sobre la inmensa mayoría social, a través de los avances tecnológicos, dicho de otro modo más directo, constituyen las nuevas cadenas de una nueva esclavitud mental.

En cambio, la “realidad real” pone en evidencia que transitamos por una plena “Era de la desinformación y de la incomunicación”. No hay nada nuevo bajo el Sol. La cultura clásica ya nos había anticipado con claridad esa idea por medio de dos máximas: “Divide y vencerás” o “dividir para reinar”. A la que podemos añadir otra sentencia de cosecha propia: “confunde, engaña y manipula para dominar”. Un procedimiento muy común y compartido en todos los ámbitos y parcelas y del que tampoco escapa el mundo formativo, pues, las políticas y el sistema educativo están estrechamente conectados a ese contexto general y no es más que un apéndice reproductor complementario del propio “status quo” imperante.

Y si no es así, dé respuesta usted a los siguientes interrogantes: ¿En manos de quién está la Educación? ¿En manos de quién está la democracia? ¿En manos de quién está el poder político? ¿En manos de quién está el poder real?.

La Educación es tan perversa como el propio sistema, “tanto monta tanto, Isabel como Fernando”. Ambas han sabido conformar un mundo lleno de mentiras, una sociedad de estafadores y delincuentes de cuello y guante blanco; ambas han potenciado una intelectualidad arribista, mercachifle y traidora; ambas conceden espacios a pedagogos de postín, showman de varietés educativa, quincalleros y transgresores de principios, ideales y valores; ambas castigan, adocenan, desvalorizan, desprestigian y reconvierten a los docentes en “burrócratas”, con la única y oculta misión de ser hacedores de ciudadanos a imagen y semejanza del propio sistema, bajo la sentencia: “el que piensa, pierde”.

En definitiva, una educación sustentada en un gran “engaño social” con ramplonas campañas de mercadeo y de marketing -con sus pócimas mágicas de calidez, calidad, excelencia, innovación y espíritu crítico- en busca de consumidores, a los que amordazar e uniformar con el mismo bozal homogeneizador. Cuestión ésta que centrará nuestra atención en el próximo número de La Tribuna Internacional La Clave, dentro de quince días.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP