Ediciones Anteriores
 
Año 20 - Abril/2018
BIMESTRAL
N° 104
pol√ćtica    INICIO      Virenes 19 de Octubre del 2018    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
NICARAGUA ROSA MURILLO LA HEREDERA

  POL√ćTICA
EL PODER DE LAS IDEAS
ECUADOR ¡LO QUE DESEAN OCULTAR PARA SIEMPRE!
LA PROLONGACIÓN DE LA CRISIS
POR UNA IZQUIERDA ANTICAPITALISTA

  NATURALEZA
MUJERES Y EL AGUA

  REPORTAJE
CUENCA Y EL VADO
CUENCA "CIUDAD PARA LA VIDA"

  CULTURA
PAGINA LITERARIA
CUENCA NUMEM DE LA POESÍA
MIGUEL SANTIAGO EL PRÍNCIPE DE LA PINTURA AMERICANA DEL SIGLO XVII

  COMUNIDAD
PIEDAD MOSCOSO SERRANO
ARTE CULTURA Y ESPIRITUALIDAD
HOMENAJE A EL OBSERVADOR

  ARTE
SANDRA ARGUDO: ¡LA VOZ QUE CANTA AL CORAZÓN!
EXPRESION LATINOAMERICANA, 37 AÑOS

POR: Francisco Escandón Guevara

 

 


La prolongación de la crisis
La burguesía ecuatoriana apostaba que con los resultados de la Consulta Popular se superaría  la crisis política-institucional que convive en el Ecuador desde los tiempos de la larga noche neoliberal.

Desde entonces cíclicamente se suceden una serie de acontecimientos que tensan las contradicciones fundamentales de la época, pero que hasta el momento han sido sorteados por los grupos económicos de poder y sus instrumentalizados partidos políticos de derecha manteniendo la vigencia del sistema capitalista.

Caída la hegemonía de Correa, la crisis política continúa y enfrenta entre así a algunos de los más importantes alfiles de la década pasada que luchan por sobrevivir, en un ejercicio conspirativo en el que las traiciones y los pactos abundan en el juego de reacomodo del poder.

Esa suerte de darwinismo político es una mezcla de la herencia del correísmo y el hambre atrasada de las otras facciones de la burguesía, relegadas de la dirección de los órganos institucionales, que ajustan cuentas y se proclaman bochornosamente representantes legítimos del pueblo.

Por ello la gobernabilidad y reinstitucionalización de la sociedad, que propagandizó como trofeo Rafael, fue un espejismo temporal; con el que se quiso proscribir como anticuada la lucha de clases, para ese propósito se implementó una estructura orgánica y jurídica encargada de vigilar, controlar, criminalizar y sancionar a cualquier opinión disonante del coro que aclamaba al autoritarismo y corrupción del caudillo.

Esas convocatorias a lograr la gobernabilidad, institucionalidad, orden y paz social, etc., tienen su origen en el último cuarto del siglo anterior en el escenario de la implosión del social imperialismo ruso -socialismo de nombre, imperialismo en los hechos-, en la debilidad de las llamadas democracias occidentales, en el reflujo del movimiento obrero y popular, y desde entonces se constituyeron en las consignas favoritas de los burgueses, en todas las latitudes del mundo, que sustentan la base teórica de estas consignas fingiendo el carácter neutral del Estado.

Nada más falso, el Estado no es neutral, tiene estricto carácter clasista, su origen  “es la confesión de que esa sociedad se ha enredado en una irremediable contradicción consigo misma y está dividida por antagonismos irreconciliables que no puede conjurar...  ese poder —nacido de la sociedad, pero que se pone por encima de ella y se divorcia de ella más y más— es el Estado” (Engels, 2004, págs. 177-178). De tal manera que si están vigentes las contradicciones entre los burgueses y trabajadores, entre el capital y el trabajo, la neutralidad o ciudadanización (sin diferenciación clasista) del Estado niegan cualquier antagonismo social con el propósito de precautelar los intereses de la clase burguesa que hoy gobierna.
Una vez falseada la neutralidad o ciudadanización del Estado no puede sucederse la validez universal de la gobernabilidad, institucionalidad, orden y paz social; todas ellas, en una sociedad clasista como el capitalismo, son reivindicaciones de la clase social burguesa que dirige el actual Estado, detrás de su imploración está la exigencia de la clase dominante por mantenerse en el poder, incluso independientemente de las contradicciones existentes en su propio seno.

Quizá ahora se dimensione las invocaciones institucionalizantes de Correa, Lasso, Serrano, Baca Mancheno y tantos otros; detrás de esas plegarias al bendito Estado de derecho está los intereses de la burguesía, de cada uno de los grupos económicos, que tratan de asegurarse mejores condiciones para la acumulación capitalista.

¿Deberían las clases trabajadoras y populares asistir al llamado de correístas, morenistas o de la oposición de derecha para defender la gobernabilidad o la institucionalidad? Hacerlo significa una conciliación clasista, una cesión de intereses en beneficio de los grandes grupos económicos, la venia para mantener el gobierno de los que monopolizan la riqueza sobre los que producen realmente la riqueza social.

La conducta de las masas trabajadoras y populares en esta crisis política e institucional debe ser la unidad, movilización y lucha independiente, autónoma, para reclamar que el mandato resultante de la Consulta Popular se cumpla para descorreizar el Estado, cesar las funciones de sus secuaces aún operando en los órganos de justicia y control,  y sancionar a los corruptos.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP