Ediciones Anteriores
 
Año 19 - Abril/2017
BIMESTRAL
N° 98
comunidad    INICIO      Miércoles 22 de Noviembre del 2017    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
UNIDAD Y DEMOCRACIA
¿FRAUDE: HACIA UN GOBIERNO DÉBIL Y VICIADO?

  REPORTAJE
¿QUIÉN ES LA MUJER ECUATORIANA?

  OPINIÓN
RESULTADOS ELECTORALES FRAUDULENTOS

  ENTREVISTA
U. DE CUENCA FESTEJA SUS 150 AÑOS DE VIDA

  TURISMO
EL CANTON PALTAS

  CULTURA
LOS MORENO MORA
EL ORO DE SUSANA

  COMUNIDAD
TRAZA URBANA DEL CENTRO HISTÓRICO DE CUENCA
LA CASA DE LA MUJER

POR: Gabriela Astudillo Patiño

 

 


Traza urbana del Centro Histórico de Cuenca… y su evolución
PARTE 1 (1557 – 1890)
“Observar el crecimiento físico de una ciudad… es afianzar el sentido de identidad y de pertenencia, es recoger la herencia territorial del pasado para construir el futuro.” B.A.
El 4 de Diciembre de 1999, en la ciudad de Marrakech, Marruecos, el Centro Histórico de Cuenca pasó a integrar la lista de ciudades Patrimonio Mundial.  La UNESCO, en la justificación de la inscripción dio por válidos tres criterios: “…Cuenca ilustra la exitosa implantación de los PRINCIPIOS RENACENTISTAS de planeamiento urbano en las Américas.  La exitosa fusión de diferentes culturas y sociedades en América Latina, está vívidamente simbolizada en la TRAZA y paisaje urbano de Cuenca. Y además es un extraordinario ejemplo de una CIUDAD COLONIAL ESPAÑOLA PLANIFICADA EN ENTROTERRA…”
Precisamente una de estas disposiciones, que en Cuenca se cumple con excepcional rigor es la organización espacial urbana en base al trazado en damero, modelo bajo el cual la ciudad creció desde su fundación durante 400 años. En la traza y paisaje urbano se manifiesta de manera notable la fusión alcanzada por diferentes sociedades y culturas. Es por ello que resulta importante conocer y recuperar la memoria histórica y geográfica, enfatizando la traza de fundación y su evolución hasta llegar a la actualidad. De esta manera presentamos a continuación la primera parte de un resumen del libro “Plano e Imágenes de Cuenca” por el Arq. Boris Albornoz, Fundación El Barranco, I. Municipalidad de Cuenca (2008), referido a la época incaica hasta 1890:
La evolución urbana en el Centro Histórico de Cuenca inicia con los primeros asentamientos Cañaris, creado como centro administrativo y religioso, vinculado a las necesidades militares de los incas, así en el sitio de Pumapungo se estructuró la ciudad de Tomebamba, que quiere decir “campo de cuchillos”. Esta ciudad fue destruida por las guerras del Tahuantinsuyo. En el sector de la iglesia del Corazón de María, Max Uhle identificó el templo de Viracocha, la Plaza de Tomebamba, el Palacio de Pumapungo  y diversos lugares donde se encuentran restos de la misma. 
El primer asentamiento colonial se dio en 1533 a lo largo de la margen izquierda del río Tomebamba,  aprovechando los aspectos topográficos para el aprovisionamiento de agua y la conformación de molinos. En este siglo es notable la presencia española en la ciudad, ubicada en la zona centro Sur de los Andes del Ecuador. El perfil geográfico de la región se caracteriza por las cordilleras de mediana altura con pequeños valles irrigados por ríos. En una de estas llanuras se asienta nuestra Cuenca, pero no se ubica en donde estuvo la ciudad imperial destruida por Atahualpa, sino al oeste, en la parte denominada Paucarbamba, emplazada en la segunda terraza que posiblemente fue escogida por los beneficios de estar cerca al río Tomebamba y por ser relativamente plana, determinando así, el lugar para ubicar la plaza y el trazado de las calles principales en dirección este - oeste y las transversales norte- sur.
El 12 de abril de 1557, una vez escogido el sitio de emplazamiento, Gil Ramírez Dávalos funda la ciudad de Cuenca siguiendo las ordenanzas de las leyes de Indias y de los modelos tradicionales que venían imperando, considerando la realización de un diseño o traza “ortogonal” o damero con manzanas de 84 metros de lado, cuyos límites naturales eran:
“Por el norte la colina de Cullca; al sur, la zona del Barranco y el río Tomebamba que aseguraba la vida y el desarrollo de la ciudad; hacia el este y el oeste los amplios y fértiles valles comarcanos; en el centro de la traza se ubica la Plaza Mayor, con el rollo y la picota, símbolos de justicia; alrededor de la Plaza se establecen el Cabildo, la Iglesia Mayor, el comercio y los primeros vecinos. De las cuatro esquinas de la plaza parten ocho calles en dirección de los puntos cardinales”.
La superficie de la ciudad comprende 24 ha. que incluyen 17 manzanas o cuadras. En la mitad del solar adjudicado al fundador se encuentra la Calle Santa Ana, denominada así por pasar junto a la Iglesia Mayor consagrada a Santa Ana, la primera patrona de la ciudad. En años posteriores la urbe se va gestando paulatinamente en base al aporte arquitectónico sobre la traza fundacional, comienzan entonces a construirse los monasterios de San Francisco, Santo Domingo, San Agustín, los Cármenes y el de las Conceptas, y a la par numerosas casitas a sus alrededores. Los espacios urbanos se abren con la aparición de plazas y plazoletas: San Francisco, Santo Domingo, San Blas, San Sebastián y otras.
La urbe comienza a crecer y a consolidarse muy lentamente, así en 1563 habían 300 hab. La calle Santa Ana se prolonga atravesando la Plaza Mayor. Aparece la calle de la Tenería (actual Gran Colombia). Morfológicamente la ciudad sigue el modelo ortogonal, la mayoría de sus manzanas son cuadrangulares, salvo algunas excepciones en el sur de la traza, debido a que el crecimiento se da hacia las orillas del Río Tomebamba. Se observa la desaparición parcial de la calle Santa Ana, dado por decreto en 1580. Para este año habían tres parroquias, la principal, donde se ubicaban los conquistadores  y sus descendientes, y las otras dos: San Blas y San Sebastián, situadas a los extremos este y oeste respectivamente hacia donde fueron desalojados los indios.  Así, el núcleo urbano adquiere una fisonomía orgánica; surgen los barrios y se constituyen obras para el servicio comunal: mercados, hospitales, cárceles, cementerio, cabildo, huertos, carnicerías, tiendas, calles, caminos, molinos, acequias y puentes, conjuntamente con la edificación de viviendas de arquitectura modesta. La picota del centro de la plaza luego fue reemplazada por fuentes de agua y esculturas.
Hacia finales del siglo XVI y comienzos del XVII, la primitiva traza de Cuenca evoluciona bajo el modelo de otras ciudades que se alargan por las vías de salida y comunicación con otras regiones. Los asentamientos se dan hacia los caminos que van a Guayaquil, por el oeste de la ciudad (San Sebastián vía Naranjal). El camino a Zaruma y Loja debió comenzar en el Vado y San Roque hacia el suroeste, y la vía a Quito por el Vecino, al noreste de la ciudad.
En el s. XVIII destacan las manzanas centrales: el Carmen, la Compañía y la catedral antigua. Existe un puente entre el cruce de las calles Benigno Malo y Mariscal Sucre para salvar el paso de las acequias. El espacio que se ocupaba para las corridas de toros es el actual parque de San Sebastián. En 1784 el Gobernador delimita el centro urbano al espacio comprendido entre las calles situadas a dos cuadras hacia cada lado de la plaza mayor. La consolidación y el crecimiento de la ciudad sobrepasa el río con la adjudicación de pequeños solares en el Ejido, al que le llaman “Jamaica”, “…a la nueva ciudad entre ríos llena de huertos, jardines y caseríos…”, zona que estuvo habitada en gran parte por mestizos. En el Centro se manda empedrar las calles y pintar de blanco las casas de adobe.
En el s. XIX con la producción de la cascarilla y el sombrero de paja toquilla, alrededor de 1850, se marca una etapa dentro de la vida económica del Azuay, las fachadas cambian al estilo “neo-clásico” o “ecléctico”, se incorporan nuevos materiales constructivos; en la planificación urbana se adoptan modelos franceses. Dentro de esta estructuración socio-económica, Cuenca va desarrollándose paulatinamente, consolidando sus barrios ancestrales conocidos como las herrerías, suelerías, ollerías, etc. Se incrementan las obras de urbanismo, para comunicar la zona de Jamaica (Ejidos), se hacen los puentes del Vado y Todos Santos. La trama de la ciudad se modifica en la unión con el Barranco y el río matadero. Las calles se prolongan hacia el norte. En la plaza central se destaca la fuente de agua.  A la Av. 12 de Abril se la denomina “Alameda”.
En 1889 se cuenta con un plano elaborado con tamaños y proporciones cercanas a la realidad: anchos de calles, representación geométrica de plazas, y además se incluye un listado de edificios públicos. La ciudad crece hacia el norte por la Rafael María Arízaga (Calle Sandes), al sur por la Calle Larga (Calle Cedeño), al este por la Huayna Cápac y hacia el oeste por la calle de la Casa de Ejercicios (Corazón de Jesús).

Continuará…

Fotos: Fuente Fundación El Barranco


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP