Ediciones Anteriores
 
Año 20 - Febrero/2019
BIMESTRAL
N° 109
opinion    INICIO      Lunes 22 de Julio del 2019    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
ENTREVISTA A ANTONIO LEDESMA

  NACIONAL
¿PLAN PARA DESTRUIR Y PRIVATIZAR EL IESS?

  OPINION
MACHISMO Y XENOFOBIA

  POLITICA
HEGEMONIA NEOLIBERAL Y ELECCIONES: ¿UNA VUELTA TOTAL?
LOS ECUATORIANOS EXIGEN TRANSPARENCIA

  PATRIMONIO
EL LEGADO ARQUITECTONICO EN CUENCA

  NATURALEZA
ANDWA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  SALUD
MEDICAMENTOS CADUCADOS, UN RIESGO PARA LA SALUD

  HISTORIA
EN TORNO A DOS HECHOS HISTORICOS

  HOMENAJE
104 AÑOS DE VIDA DE "EL CARACTER"

  CULTURA
PAGINA CULTURAL
EDGAR EFRAIN PALOMEQUE VIVAR

  PERSONAJE
UN LUCHADOR INCLAUDICABLE
ENRIQUE GALLEGOS ARENDS EL TROVADOR DE ANTAÑO
RAQUEL RODAS

  COMUNIDAD
QUINJEO PATRIMONIO CULTURAL

POR: Francisco Escandón Guervara

 

 


Machismo y Xenofobia
El Ecuador está conmocionado tras los últimos delitos cometidos contra la vida de varias mujeres que testimonian la verdadera naturaleza de esta sociedad construida sobre una estructura de inequidades.

Esos delitos tienen el carácter de violencia de género, son perpetrados aprovechando la absurda relación de poder y sometimiento de un hombre hacia una mujer, además que tienden a eternizar esa histórica desigualdad que es raíz del despojo, ultraje, acoso y abuso a las mujeres, especialmente a aquellas que provienen de las clases explotadas.

Este ejercicio cruel describe a una sociedad misógina y machista que injustamente responsabiliza de las violaciones sexuales y de los femicidios a las propias víctimas; así los culpables no son los agresores sino las agredidas por como vestían, por donde transitaban, por su forma de bailar, por no elegir adecuadamente a sus parejas, etc.

La razón de estos atropellos está arraigada al pensamiento y la práctica de la sociedad, a su cultura, pues se ha naturalizado la superioridad del hombre y se cosifica a la mujer, que es tratada como objeto para remediar placeres, vender mercancías y cumplir determinados roles.

Esa es la violencia de la sociedad patriarcal en la que lo masculino es sinónimo de superioridad y fuerza, mientras que lo femenino es desvalorizado y perseguido. Es evidente, la violencia de género está legitimada por el Estado: no existen políticas públicas para prevenir, tratar y reparar los delitos cometidos por hombres contra mujeres.

El paradójico ejemplo de esa irresponsabilidad estatal lo dio el propio presidente Lenín Moreno. En su atropellado afán de responder a la demanda social de seguridad, frente al asesinato de una ecuatoriana en Ibarra en manos de un extranjero, ordenó movilizar fuerzas especiales de la policía, constituir brigadas antimigrantes y exigir records policiales apostillados.

Pero esa desinteligencia no terminará con la violencia de género: femicidios, acosos y violaciones; aunque sí promueve una escalada de xenofobia que peligrosamente toma formas de cacería de migrantes venezolanos.

Con el propósito de desviar la atención, se iza también la cortina de humo de la ineficacia policial para detener la inseguridad. Las imágenes del acuchillamiento, morbosamente difundidos por una sociedad tolerante a la violencia, demuestran ignorancia institucional y carencia de protocolos para actuar en casos semejantes: no se acordonó la zona de conflicto para impedir la intervención de civiles, tampoco hubieron negociadores expertos con psicópatas y secuestradores, menos aún se evitaron las presiones del gentío que reclamaba matar al agresor, etc. La incompetencia del personal policial es responsabilidad de su alto mando y del ministerio correspondiente.

De tal forma que el origen de la misoginia y la violencia de género no corresponde al éxodo de desplazados de Venezuela, ellos simplemente son víctimas de una crisis humanitaria generada  por el bloqueo norteamericano de un lado y por la inoperancia del gobierno corrupto y opresivo de Nicolás Maduro.

Moreno con sus políticas está promoviendo el odio al extranjero; él es gestor de las amenazas, los golpes, los allanamientos ilegales a viviendas de venezolanos y de la destrucción de sus bienes. Así el gobierno de Alianza País reproduce la misoginia y el machismo en xenofobia, así se prolonga la violencia institucionalizada y todo apunta a la aporofobia (miedo y rechazo hacia las personas pobres) de miles de desplazados que huyen de la crisis humanitaria venezolana.

El machismo y la misoginia no se resuelven con políticas xenofóbicas, esa respuesta del gobierno ecuatoriano tiene mucha congruencia con una escalada ultraderechista y fascista en el continente. Moreno combate un peligroso incendio echando combustible.

¿Este es un régimen sin luces o mal intencionado? Si obvia que la violencia machista es universal y por lo tanto no tiene nacionalidad demuestra absoluta ignorancia, pero si lo hace con conocimiento de causa se estaría auto incriminando como responsable de delitos de odio y de violación contra los derechos humanos, por lo que debe ser juzgado y sancionado.
Urge la solidaridad de género para sepultar al machismo, el internacionalismo para acabar con la xenofobia y la unidad de clase para cambiar el sistema capitalista.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP