Ediciones Anteriores
 
Año 20 - Agosto/2018
BIMESTRAL
N° 106
ciudad    INICIO      Sábado 17 de Noviembre del 2018    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
¡ORTEGA NO DEJARA EL PODER!
MEXICO: EL NUEVO MAPA POLITICO
ACUERDO DE PAZ EN COLOMBIA

  OPINION
ELIMINACION DE LOS SUBSIDIOS: OTROGOLPE PARA EL PUEBLO
¿QUE PASA EN NICARAGUA?

  POLITICA
ECUADOR: EL DESPERTAR DE LA SOCIEDAD CIVIL

  ANALISIS
LOS RETOS PARA LAS PROXIMAS ELECCIONES

  SUCESOS
HOMENAJE A MARCELO

  DENUNCIA
LA VIOLENCIA SEXUAL Y EL ROL DE LA IGLESIA

  POLITICA

  EDUCACION
EL APORTE DEL MAESTRO A LA SOCIEDAD

  COMUNIDAD
TRANSPORTE URBANO EN CUENCA
SHIWIAR

  CULTURA
OPERA EUNICE

  LITERATURA
PAGINA LITERARIA

  CIUDAD
LA FACULTAD DE ARQUITECTURA
PROYECTO EDUCATIVO CULTURAL

POR: Gabriela Astudillo P.

 

 


La facultad de Arquitectura
La arquitectura en Cuenca siempre estuvo ligada a los diferentes aspectos socio económicos que definían las tendencias de hacer ciudad, por ejemplo desde fines del siglo XIX, se buscaba formas de subsistencia a través de la manufactura de sombreros de paja toquilla y su exportación, aprovechando la habilidad artesanal y a la vez el contacto con el exterior, posibilitando la llegada de materiales novedosos; pero, posteriormente a mediados del siglo XX se redujo la exportación, sin embargo en el ámbito cultural había una tendencia hacia la literatura y las artes, lo que contribuyó a que nuestra ciudad ganara el calificativo de “Atenas del Ecuador”, obligando a una búsqueda de un mayor interés y relación entre la cultura con lo económico.

Los creadores de las primeras casas fueron los llamados “maestros constructores” basándose en su propia habilidad e intuición. Se considera que los verdaderos iniciadores de la construcción de una forma empírica fueron los hermanos Lupercio. Arquitectos de otros lugares también prestaron servicios para la construcción de algunos edificios, a saber: Luis F. Donoso Barba (Corte Superior), Manuel Ignacio Peña (Catedral de la Inmaculada), etc.

Respecto a la formación universitaria de profesionales, en 1938 se abrió la Escuela Superior de Minas dependiente de la Universidad de Cuenca, apenas duró un año debido a que sus estudiantes fueron becados a Chile para completar sus cursos, iniciándose posteriormente la carrera de Ciencias Físico-Matemáticas. En esta época existió la “Cultura Pre-moderna” que se mantuvo hasta los años cincuenta, la ciudad se fue consolidando alrededor del Parque Calderón; sin embargo existían unas pocas edificaciones levantadas en el sector de El Ejido ubicado hacia el sur, junto al río Tomebamba. Para la construcción de edificios públicos y particulares se originaron empresas formadas por Ingenieros Civiles, marcando así una segunda etapa de la Arquitectura de Cuenca, tratándola más como ciencia que como arte (la forma era consecuencia de la estructura).

En 1953 los primeros egresados de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Quito fueron los arquitectos: Miguel Iturralde, Jorge Roura y Cesar Burbano, y entre algunos de sus profesores: Sixto Durán Ballén y Gilberto Gatto Sobral; este último, arquitecto uruguayo que en 1947 había elaborado el primer Plan Regulador para Cuenca, el cual determinaba sus nuevas áreas de expansión en El Ejido (Ciudad Jardín). Vale la pena resaltar que sus obras a nivel nacional y local marcaron el inicio de una época influenciada por el racionalismo europeo con el uso de materiales como el hormigón armado, hierro y vidrio.

Aquel complejo que predominó en la ribera derecha del Río Tomebamba fue la Ciudadela Universitaria, producto del aumento del número de estudiantes que ya no resultaba abastecido por el edificio antiguo, cuyo diseño fue adjudicado al Arq. Cubillo Renella. La construcción se inició con la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales, posteriormente se iniciaron las obras para Ciencias Matemáticas, Químicas y Odontología.

En 1957, coincidiendo con los 400 años de fundación española, se mostraba una ciudad moderna, basada en las corrientes funcionalistas, caracterizada por la eliminación de la ornamentación y por la presencia de líneas rectas, en donde con el uso de diferentes directrices se buscaba la máxima expresión con un mínimo de recursos. En el año 1958 se inauguró la Escuela de Arquitectura y en 1961 se elevaba a Facultad de Arquitectura y Urbanismo, cuyo primer decano fue el Arq. Jorge Roura.

En la década de los 60 surgen “… las primeras generaciones de arquitectos, con la regla T en ristre, aún no se conocía la regla paralela y ni siquiera se soñaba en la existencia de los CADs, y sensibilizados por el surgimiento de las ideologías nacionalistas e influenciados por toda la fantástica realidad generada al interior del movimiento hippie…” (Arq. Simón Estrella, 2001). Sobresalió la “Arquitectura Neo vernácula”, funcionalmente se evitó caer en los prototipos racionalistas, y se utilizaron materiales tradicionales incorporando la habilidad nativa; todo esto contribuyó en el progreso de nuestra ciudad, cuyo crecimiento ocupó una superficie mayor que la conseguida desde su fundación hasta mediados del siglo XX. En cuanto al crecimiento urbano, se empezaba a estructurar la Zona de El Ejido y avenidas como la 10 de Agosto, Héroes de Verdeloma, Loja, Don Bosco, Circunvalación.

En la década de los 70 se consolida el proceso de industrialización y se fortalece la modernización. El centro de Cuenca retomó su importancia en la actividad productiva, derivando en la aparición del Parque Industrial, y demás edificios destinados a actividades financieras, gubernamentales, comerciales, hoteleras y servicios profesionales. Se levantó el Coliseo Mayor de Deportes, parques como el Paraíso, Miraflores, y el reconocido edificio de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca.  (Primera Parte).



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP