Ediciones Anteriores
 
Año 19 - Agosto/2017
BIMESTRAL
N° 100
polÍtica    INICIO      Miércoles 18 de Octubre del 2017    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
REFLEXIONES
CUANDO DESAPARECEN LAS CERTEZAS
EL SHOCK NACIONAL
MAESTRO Y PROFESOR
PERIODISMO Y ABSOLUTISMO
¡FUERA GLAS!
PROFORMA PRESUPUESTARIA 2018: ¿FIN DE LA ERA OVEJUNA?

  REPORTAJE
BANDERA DE LUCHA, DEFENSA DEL AGUA

  SALUD
LA SALUD COMO UN DERECHO HUMANO

  NATURALEZA
LA CUEVA DE LOS TAYOS

  ENTREVISTA
LA UDA Y SU ESPIRITU DE TRABAJO

  CIUDAD
CUENCA... UNA MIRADA NEOCLÁSICA

  DENUNCIA
COOPERA, DRAMA Y PARADOJA

  INTERCULTURALIDAD
INTI RAYMI O FIESTA DEL SOL

  CULTURA
ALFONSO CARRASCO, 30 AÑOS DESPUÉS
ADIÓS A LA HONORATO
CIEN
UNA CONSTANCIA DE VIDA

POR: Juan Cuvi

 

 


El shock nacional
Finalmente, Lenín Moreno alzó el telón. Descubrió la grave crisis económica que había sido encubierta por el anterior gobierno tras los velos de la negación y del irresponsable endeudamiento externo. La mesa servida resultó ser una más de las incontables ficciones levantadas durante una década de correato.
Lo que no ha dicho el presidente Moreno es quién va a pagar la cuenta de la parranda. Algunos anuncios dan pistas. Por ejemplo, la devaluación fiscal tiene como claros beneficiarios a los empresarios.
Con un peligroso agravante: la posibilidad de reducir el aporte patronal de los afiliados al IESS podría ser el tiro de gracia en contra de la seguridad social. ¿Quién va a cubrir la diferencia? ¿El Estado desfinanciado? ¿Nuevo y gravoso endeudamiento?
La pelota, entonces, vuelve a la cancha de la sociedad, de la potencialidad de los movimientos y organizaciones sociales para presionar por alternativas justas. Los afiliados al IESS deberíamos ser los primeros en oponernos a medidas que afectan nuestros derechos.
El país todavía no conoce la dimensión del atraco perpetuado por los correístas en estos diez años. Por la información divulgada hasta ahora (casos Toachi-Pilatón, Refinería de Esmeraldas, Odebrecht y Caminosca), y que únicamente refleja la punta del iceberg, podemos suponer que es descomunal. Con toda seguridad, el correato pasará a la historia como el régimen más corrupto desde inicios de la república.
No obstante, la condena moral no es suficiente para reivindicar la indignación nacional. La conciencia pesa tanto como el hambre. Si el Estado pudiera recuperar una parte de lo robado, estaría cubierto el déficit fiscal de este año.
Así al menos podrían evitarse medidas de ajuste que amenazan con golpear a los sectores más empobrecidos. Tenemos que proteger nuestra dignidad y nuestro estómago.
La situación del país, no obstante, nos remite forzosamente a un debate más complejo: el rol de los llamados gobiernos progresistas en la política latinoamericana.
Al parecer, el apelativo de progresismo no hizo más que edulcorar proyectos abiertamente populistas basados en el viejo esquema de corrupción, nepotismo y arbitrariedad.
La abundante disposición de ingresos fiscales permitió proyectar una falsa imagen de redistribución de la riqueza. En efecto, había con qué repartir a todos, pero no a todos por igual.
Lo que nunca se dijo es que en este reparto quienes se llevaron la  mayor parte de la torta fueron los grupos económicos más fuertes del país y las empresas transnacionales. Para los sectores populares quedó la yapa, el excedente de la riqueza.
Pero de no tener nada a tener un poquito produce la ilusión de una mejora en las condiciones de vida. Los pobres agradecieron y se conformaron con ese poquito. Y, obviamente, mantuvieron su adhesión electoral a Alianza País.
El principal problema para el actual gobierno es que la formulita de publicidad y
bonanza llegó a su fin. Ya no hay qué venderles a los pobres. Además, ahora toca lidiar con el shock psicológico general.
Un jaguar raquítico y una mesa vacía nos obligan como país a enfrentarnos a una decepcionante realidad. Todo se redujo a una delirante grandilocuencia mediática. Cascarón y maquillaje.
Con todas las condiciones favorables, no fuimos capaces de dar un salto para salir del laberinto al que nuestras elites políticas y económicas nos han condenado


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP