Ediciones Anteriores
 
Año 19 - Agosto/2017
BIMESTRAL
N° 100
polÍtica    INICIO      Miércoles 22 de Noviembre del 2017    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
REFLEXIONES
CUANDO DESAPARECEN LAS CERTEZAS
EL SHOCK NACIONAL
MAESTRO Y PROFESOR
PERIODISMO Y ABSOLUTISMO
¡FUERA GLAS!
PROFORMA PRESUPUESTARIA 2018: ¿FIN DE LA ERA OVEJUNA?

  REPORTAJE
BANDERA DE LUCHA, DEFENSA DEL AGUA

  SALUD
LA SALUD COMO UN DERECHO HUMANO

  NATURALEZA
LA CUEVA DE LOS TAYOS

  ENTREVISTA
LA UDA Y SU ESPIRITU DE TRABAJO

  CIUDAD
CUENCA... UNA MIRADA NEOCLÁSICA

  DENUNCIA
COOPERA, DRAMA Y PARADOJA

  INTERCULTURALIDAD
INTI RAYMI O FIESTA DEL SOL

  NOTICIAS

  CULTURA
ALFONSO CARRASCO, 30 AÑOS DESPUÉS
ADIÓS A LA HONORATO
CIEN
UNA CONSTANCIA DE VIDA

POR: Ruth Ofelia Muñoz Arce

 

 


Maestro y profesor
El maestro y profesor, es un personaje noble y abnegado cultor del alma nacional: es sublime y divina la misión de enseñar, educar e instruir. Es  rendir culto a Montalvo, en quien se glorifica la condición del maestro; a González Suárez, el ínclito patriota, en quien se enaltece la larga paciencia del que investiga y a Luis Felipe Borja, en el que se encuentra al maestro de labor fecunda y obstinada; me dirijo a vosotros maestros ecuatorianos para complementar estas dos palabras: profesor y maestro.
El profesor es un ser social ordinario, que toma a su cargo la delicada tarea de enseñar. El maestro en cambio es un ser social extraordinario, este no simplemente toma a cargo la tarea de enseñar, sino que siente el amor que se prodiga a las cosas amadas; se moviliza con la fe que inspiran las grandes obras; se ilumina, entusiasma y vive.
El primero enseña por tarea, el segundo lo hace por amor; el primero enseña con ciencia, el segundo le añade conciencia social; el primero lo hace con la cabeza, el segundo le agrega el corazón; el primero es ave de paso, el segundo es inamovible y muere en su función.
Nuestra labor no solo es servicio, es vocación entrega y compromiso con la niñez y juventud, sin renunciar a los riesgos y desafíos que conlleva impartir el pan de la enseñanza en lugares inhóspitos,  sin contar con los instrumentos  e infraestructura necesaria, pero nos empeñamos  en decirles que extender la mano con amor para hacer del aula de clases  un lugar mejor, más agradable y solidario, para hacer del aula un escenario con  condiciones físicas y académicas  adecuadas y lograr la asimilación y retroalimentación de los educandos.
Sin embargo, a pesar de que nuestra actividad es una de las más importantes para el desarrollo de los pueblos  hemos sido la clase más maltratada por casi todos los gobiernos,   subvalorados, mal pagados y considerados “ la última rueda del coche”. 
En este sentido, cabe la pregunta:  ¿ Que sería de los pueblos sino existiéramos los maestros?. Viviríamos en las tinieblas de la ignorancia y seríamos presa fácil de la explotación y dominación de los poderosos, ignorantes, analfabetos, al margen de los derechos, libertades  y garantías, consagrados en la carta universal de los  Derechos Humanos.
Durante estos diez años  de la “Revolución Ciudadana”, la situación de los maestros  empeoró drásticamente por cuanto teníamos que permanecer en el  lugar de trabajo durante ocho horas y media, luego alquilar los servicios de internet para  enviar documentos, cuadros de calificaciones,  en el menor tiempo posible y luego en  la casa: planificar, corregir trabajos, realizar cuadros de calificaciones, etc, etc.
Y como si esto fuera poco, durante el gobierno de Rafael Correa, fuimos víctimas del maltrato,  se nos negó  el derecho a la protesta,  el derecho  de asociación  con la pérdida de la personería jurídica de UNE. Como el lema de la  “Revolución Ciudadana, fue: “divide y reinarás” aparece en el escenario magisterial, la disqué “Red de Maestros”, un  organismo paralelo  compuesto por jóvenes profesores a quienes se les ha alienado el pensamiento y han servido de comodines al  gobierno para respaldarle en todos los actos públicos como  las sabatinas durante  las visitas a las distintas ciudades.
Otro hecho que menoscaba la independencia de los maestros es  la entrega de la  administración del Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS para utilizar estos fondos en los gastos administrativos del  Estado.
El maestro y profesor,  luego de  brindar su  contingente a la sociedad en diferentes actividades como la salud, educación, servicio público y privado, es decir   gran parte de nuestra existencia,   nos beneficiamos  del  derecho al descanso que se llama JUBILACION.
Los maestros no pedimos, exigimos  se nos pague el incentivo a la jubilación porque  son  derechos adquiridos luego de haber dedicado  los mejores años de nuestra vida a la más noble de las tareas que es la educación de la niñez y la juventud de nuestra Patria. Seguiremos en pie de lucha hasta conseguir nuestro objetivo.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP