Ediciones Anteriores
 
Año 19 - Agosto/2017
BIMESTRAL
N° 100
salud    INICIO      Miércoles 18 de Octubre del 2017    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
REFLEXIONES
CUANDO DESAPARECEN LAS CERTEZAS
EL SHOCK NACIONAL
MAESTRO Y PROFESOR
PERIODISMO Y ABSOLUTISMO
¡FUERA GLAS!
PROFORMA PRESUPUESTARIA 2018: ¿FIN DE LA ERA OVEJUNA?

  REPORTAJE
BANDERA DE LUCHA, DEFENSA DEL AGUA

  SALUD
LA SALUD COMO UN DERECHO HUMANO

  NATURALEZA
LA CUEVA DE LOS TAYOS

  ENTREVISTA
LA UDA Y SU ESPIRITU DE TRABAJO

  CIUDAD
CUENCA... UNA MIRADA NEOCLÁSICA

  DENUNCIA
COOPERA, DRAMA Y PARADOJA

  INTERCULTURALIDAD
INTI RAYMI O FIESTA DEL SOL

  CULTURA
ALFONSO CARRASCO, 30 AÑOS DESPUÉS
ADIÓS A LA HONORATO
CIEN
UNA CONSTANCIA DE VIDA

POR: Galo Muñoz Arce

 

 


La salud como un derecho del agua
La Salud como un derecho humano sigue siendo, en pleno siglo XXI una reivindicación prioritaria en todos los países del mundo. Demanda paradójica si consideramos que, al menos en teoría, los Estados modernos están en condiciones de dar respuesta a todas las necesidades básicas de los seres humanos.
El incremento desaforado del consumo, de las desigualdades y de la exclusión social, por citar tan solo tres factores relevantes deriva  en la proliferación de patologías  de toda índole. El viejo sueño moderno de la derrota de la enfermedad  se desvanece frente a las evidencias de un mundo cada vez más afectado  por el deterioro de la salud: daño ambiental aparentemente irreversible, crisis emocional colectiva provocada por el vértigo de la postmodernidad, aumento simultáneo y absurdo de las patologías de la abundancia y la pobreza, migración incontrolable de epidemias, aparición de enfermedades nuevas de origen desconocido.

Enfarma, enferma y muere
La producción de medicamentos  implica una cuestión de equidad social en el acceso, garantía del derecho a la salud y control del poder económico impuesto por la millonaria industria farmacéutica. Los productos farmacéuticos son uno de los mayores paquetes económicos del planeta, sin embargo, la escasez de medicamentos continúa siendo un problema para todos, principalmente para los países en vías de desarrollo, donde  Ecuador, no es la excepción.
Sabemos que la producción de genéricos reduce significativamente el precio, además una industria pública podría orientar la oferta a los medicamentos que son los más necesarios, (actuando al contrario de lo que hace una empresa privada que produce en función de su ganancia).
Ecuador adoptó esta vía que tuvo como punto de partida las disposiciones de la Constitución de Montecristi en favor de la universalización del acceso a la salud y que contempla los derechos para acceder a medicamentos seguros, eficaces y de calidad.
Así es como se abren posibilidades para crear la primera Empresa Pública de  Fármacos, (ENFARMA),  que tras siete años de funcionamiento, fue cerrada repentinamente en un contexto de crisis económica y reformas para la reducción del sector público.
La orden del presidente Correa de liquidar ENFARMA, reavivó –quizá tarde- el debate sobre las potencialidades y limitaciones de contar con un complejo farmacéutico público, con intereses nacionales.

El mercado farmacéutico y publicitario
La industria farmacéutica a nivel mundial es el tercer negocio más rentable, cada año moviliza entre 750.000 y 800.000 mil millones de dólares. De este inmenso y fructífero mercado, el 50stá controlado por una veintena de  grandes corporaciones. Entre sus principales grupo terapéuticos están: Colesterol y triglicéridos, anti ulcerantes, antipsicóticos, antidepresivos, antihipertensivos.
Los laboratorios que más fluctúan  son: Bayer, Pfizer, Abbott, Boehringer Ingelheim, Roemmers, Novartis Pharma, Merk, GlaxoSmithKline, Medicamenta, Grunenthal.
De acuerdo con una investigación realizado por Medicus Mundi en España, los gastos en investigación de los laboratorios representan  aproximadamente el 13 el total de ventas, mientras los gastos en promoción y publicidad de medicamentos, supone entre el doble y el triple del dinero destinado a investigar.
De acuerdo con el estudio, entre  50, 60 el gasto en publicidad está destinado a los profesionales de la salud en forma de beneficios personales. En el caso de los  usuarios, las estrategias de marketing no se enfocan únicamente en la promoción de los productos, sino que apuntan a la manipulación de la demanda, inventando enfermedades, creando falsas  necesidades terapéuticas o transformando problemas comunes en casos clínicos. Para cada patología “descubierta”, se “inventa” una respuesta terapéutica o farmacológica adecuada.
En Ecuador el gasto total en propaganda para el año 2010, alcanzó la cifra de $ 23.344.947, distribuidos, 6.35ara la prensa; 2.64adio, 3.88revistas; 7.91evistas; 79.21TV.
Los productos más promocionados son los siguientes
Vitaminas, 14.99Antiséptico Bucal, 9.81Cremas para Acné, 6.96Analgésicos (AINE), 6.71, Suplementos nutricionales, 5.60.  El gasto en publicidad de las  principales cadenas farmacéuticas del país ascendió a $ 1.068.716. Destacándose en su orden Sana/Sana, (39.38/),  FYBECA, ( 33.41 Cruz Azul, (9.19 Pharmacy,s, ( 8.25(Medicity, (5.08).

La producción banal de medicamentos
A pesar del crecimiento del sector farmacéutico, la oferta de medicamentos esenciales es reducida. En Ecuador en la red pública solamente hay  disponibilidad del 42 e medicamentos de la lista considerada como esenciales por la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 71stá disponible en la red privada. Este es un nivel bajo de accesibilidad en la red pública.  Ecuador ocupa el puesto 26 de peor accesibilidad de una lista de 38 países en vías de desarrollo.
Mientras existe este déficit de medicamentos, aquellos de mayor comercialización no tienen correspondencia con las necesidades sociales de salud. Entre los productos más consumidos  se pueden encontrar vitaminas y complementos alimenticios, todos de marca que responden  con frecuencia a un consumo innecesario. A  estos hay que sumar que de los 13.451 medicamentos registrados por  el ARCSA, el 69.9ueron de marca y tan solo el 30.4enéricos, (UCE 2015).
Mientras tanto el cuadro nacional de Medicamentos  Básicos vigente registra 91 fármacos que no son accesibles a la población, según un análisis realizado en el 2015 por la Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos. Estos fármacos  constituyen los medicamentos esenciales  de déficit de acceso.
Al analizar la disponibilidad por grupo farmacéutico, los más afectados son: morfina, loperamida, carbón activado, estreptoquinasa, melfalán, fenobarbital, entre otros (Vance 2016). Esta escasez  genera un mayor impacto en la población socialmente vulnerable.
Por ejemplo, más de la mitad de medicamentos que pueden disminuir la mortalidad materna no están disponibles o tienen una condición irregular en el mercado, (Mena B y otros, 2015). En un proceso de licitación iniciado en  2014 el Instituto Ecuatoriano de Seguridad  Social encontró que el 73 e medicamentos no contaba con oferta, es decir  no consiguió abastecerse de 153 medicamentos. Por tal motivo inició un proceso de adquisición vía importaciones.
Es necesario considerar que es la población pobre la que está mayormente expuesta a padecer por falta de medicamentos. La industria farmacéutica privada no trabaja por las enfermedades de los pobres, simplemente porque estas no son rentables. De esta manera se ahondan las condiciones que generan  la escasez para  quienes no pueden pagar.
En conclusión existe una oferta  de medicamentos no esenciales que no son parte de la lista  de la OMS, mientras que los medicamentos esenciales no están disponibles  en el mercado. La distorsión del mercado y el consumo está regulando la oferta, generando escasez e imponiendo precios elevados que perjudican a la población más vulnerable.
Para el colmo de nuestra  desafortunada suerte, no existe un ente estatal que regule el precio de los medicamentos, cada cual expende al precio que le venga en gana y semanalmente sufren alzas, sin justificación alguna, porque en medio de esta lógica especulativa,  lo único que les importa a estos traficantes de la salud humana, es ganar, ganar, ganar,  sin importarles la salud del pueblo. Qué decir de los servicios de salud y atención médica. Nos reservamos para una nueva entrega.
(Fuente de información: Plataforma por el Derecho a la Salud- Fundación Donun)


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP