Ediciones Anteriores
 
Año 18 - Febrero/2017
BIMESTRAL
N° 97
cultura    INICIO      Miércoles 22 de Noviembre del 2017    
  EDITORIAL

  NACIONAL
ENTRE LA INERCIA Y EL DESENCANTO

  NATURALEZA
AMAZONIA SUSTENTO Y VIVENVIA ESPIRITUAL
DAÑOS AMBIENTALES
ENCUENTRO POR EL AGUA Y LA PACHAMAMA

  CIUDAD
SANTIAGO LÓPEZ: Estamos trabajando a conciencia
EL ACCIONAR DE LA FISCALÍA

  OPINION
CUESTIONADO CONCURSO DE FRECUENCIAS

  REPORTAJE
"MONCHITO" TU VOZ RESONARÁ EN EL TIEMPO

  ENTREVISTA
PRESIDENTE TIENE QUE SER MÁS SERENO

  CULTURA
LOS CONJUROS DE ROSALÍA ARTEAGA
ADRENALINE... UN CAMINO HACIA EL ÉXITO

  COMUNIDAD
NOVIAZGO SIN VIOLENCIA
PASE DEL DIVINO NIÑO MIGRANTE
SE HACE CAMINO

POR: Rodrigo Pesántez Rodas

 

 


Los conjuros de Rosalía Arteaga

En el mes de diciembre del año pasado, Rosalía Arteaga, presentó en Guayaquil un nuevo texto  de su autoría: CONJUROS, nombre que por sí solo se constituye en el referente implícito  de los embrujos  de sus semantemas.
La presencia de la doctora  Arteaga Serrano en el panorama de nuestra cultura literaria ha sido tesonera y relevante, tanto por las singularidades connotativas de sus versos cuanto por los fulgores expresivos de su prosa en cuyos hontanares la palabra ha trascendido desde las sensibilidades instintivas, a los sintagmas creativos y de éstos, a las significaciones cautivantes. ¿Acaso su bello libro Jerónimo no nos evidencia estas excelencias literarias?.


La Palabra (con mayúscula) que da título a cada una de las composiciones de este su libro ovilla un mensaje que va desarrollando la autora dentro del discurso descriptivo-narrativo. Y es que Rosalía Arteaga ha confesado públicamente que siempre ha sentido un sugestivo amor por la palabra, que para ella, no solo emblematiza el signo lingüístico, sino también la huella psico-social donde los conjuros van abriendo la milagrería de sus voces. Palabras que se quedaron enzarzadas en los telares de un subconsciente anímico y  emocional en las diferentes etapas de su vida y en los escenarios de sus viajes por diferentes meridianos culturales y  geográficos  del mundo.

Palabra evocativa más que comunicativa que, a través de sus litúrgicos sonidos ha conjuncionado percepciones de ese cósmico y espiritual palpitar que se codifica y late en los cinco sentidos del  hombre como individuo y como sociedad.

Un abanico de ellas de los más diversos abecedarios culturales asoma en estas páginas exhibiendo su impronta  significativa y a la vez sus significaciones sociales y sicológicas gracias la interdependencia de causa- efecto que se ha ensimismado en desarrollar la autora. Así, dentro del código lingüístico de nuestro idioma, nos alerta un manojo de palabras posiblemente de origen inca-cañari que al reverberarse en nuestro quichua nos convoca a una asombrosa interrelación de  texto y contexto.  Aquí algunas de ellas:  tullpa,  carishina, achachay-astaray, mashar, minga, quipa. Veamos cómo Rosalía Arteaga crea y recrea esta dependencia: Achachay, significa frío y astaray, caliente: “Soy un crisol y soy témpano/ te alejas achachay me congelo/ te acercas estoy que me quemo/ paradoja incomprensible”. ¿Acaso  estos versos no reflejan los entretelones cotidianos del amor? . La Quipa que no es otra cosa que un caracol marino, convertido en  instrumento antiguo que produce un sonido muy peculiar para convocar a trabajos comunitarios o mingas para llamar a estar presentes en acontecimientos importantes para la comunidad. La doctora Arteaga Serrano conoció este molusco marino hecho ya instrumento en la hacienda de sus abuelos en la Prov. del Cañar. Así es, en Chilchil, predios donde los trigales y la neblina cobijaban de fulgores  las laderas, igual que el señorío de sus antepasados. Allí, cuando en compañía de su tío Guillermo, amigo y compañero nuestro del Colegio Juan Bautista Vásquez de Azogues, solíamos en vacaciones cazar tórtolas con rústicas escopetas.
“El  rugido me estremece/ va bajando por los montes/ y los ponchos se arraciman/ coloridos, calientitos”. (Quipa) Octosílabos atrapantes  donde la autora ha implantado un neologismo verbal de innegable connotación poética, arraciman.

Desde Brasil pero con reminiscencias de sones africanos, Rosalía Arteaga nos pone a la vista la palabra COPEIRA, expresión que atesora mitos y danzas, acrobacias corporales y música. A través de la sintonización y  sincronización la autora entreteje en  ritmos versales la fisonomía socio-cultural de dos culturaras distintas pero no indiferentes: “Era en la plaza de Sé/ con el sol a las espaldas/ el olor de acarajé, / impregnaban las narices”…”Bailarines apostados/ con los cuerpos balanceando/ acompañando con ritmo/ el batido del pandeiro.”

Y si de palabras maravillosas hablamos la escritora cuencana nos remite a una de las culturas ancestrales más históricas de África del sur, los cookies con dos de sus palabras que todavía sus descendientes la conservan dentro de los parámetros de su comunicación emocional:  Sawabona- Shikova,. La primera, es un saludo usado por sus habitantes y que quiere decir:  “Yo te respeto, te valoro y tú eres importante para mí” y la otra persona en reciprocidad le responde, Shikova que significa, “entonces  yo soy bueno y existo para ti”. Aparte del descubrimiento y conocimiento de estas palabras y de sus significados, hoy tan ausentes de nuestras sociedades, Rosalía Arteaga nos lleva de la mano a ese mundo mágico de la palabra a través de un entretelar tropológico  de estilo subyugante: “Ebano y más,/ la calma entreabre la puerta/ como pantera sin sombra/ como aleteo de cuervo en la penumbra”-----”Ebano y más,/ los muelles que crujen y se estiran,/ el ambiente cálido, caliente, caldeado/ los dientes espejean en el aire”.

El mundo  fascinante del semantema en la palabra no se detiene en los espacios literarios interpretativos de este singular libro de Rosalía Arteaga.  No podemos dejar por lo menos de consignar a aquellos que  por su morfología, despiertan un curioso interés por conocerlos en la diversidad de sus orígenes formativos y culturales o  por reconocerlos en su correcta acepción, por ejemplo: Serendipia, que proviene del inglés  serendipity que deriva del vocablo árabe serendip o saradib que significa, descubrimiento o hallazgo afortunado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. SHOÁ, palabra de origen hebreo equivalente a Holocausto; Siekopai, nacionalidad y etnia indígena de nuestra Amazonía y Saudade palabra de origen portugués utilizada muy poéticamente tanto en la península ibérica, como en Brasil e Hispanoamérica. Su significado varía en cuanto a circunstancias y tonalidades; mas siempre está cautiva en los referentes de soledad, nostalgia, añoranza, vacío sentimental, como bien lo hace reverberar doña Rosalía: “Caja de resonancia/ con sabor de nostalgia// y más…/ de pesares desgajados/ en migajas placenteras/ a pesar de…/

Y no podíamos dejar de referirnos a una palabra tan común en nuestro idioma y en todos los idiomas del mundo y que Rosalía Arteaga lo ha revelado y codificado de una manera directa, funcional dentro de sus causas y efectos no de ribetes platónicos sino de sus embrujos psicosomáticos. Hablamos entonces del KISS en inglés o del Beso-Amor en español  Aquí la autora resplandece con nitideces intrigantes en los ejes narrativos con verbo propio  donde el alma se desnuda en los cinco sentidos: “Estallido rumoroso, / palpitar del corazón/ aleteo incandescente de epidermis tan unidas…” Y los dientes mordisquean/ en la lengua que se agita, / son los labios que acarician,/ son las mentes burbujeantes/ con las chispas del amor”. “Como una puerta de entrada/ como un preludio candente/ es el beso enamorado/ el anuncio insuperable/ de estallido y de pasión”.

Libro único por sus variadas repercusiones ontológicas, lingüísticas, literarias y sociales que enriquece la bibliografía nacional. Páginas de indiscutible valor semántico en cuanto aborda las texturas del idioma en sus diferentes estratos culturales. Valioso por la transposición del concepto hacia los enjambres versales. Y, porque finalmente nos lleva de la mano hacia el umbral revelador expresado por ese universal escritor Jorge Luis Borges que afirmaba “que la palabra es arquetipo de la cosa, que en la palabra rosa está la rosa y todo el Nilo en  la palabra Nilo”.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP