Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Diciembre/2019
BIMESTRAL
N° 114
cultura    INICIO      Virenes 17 de Enero del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
¿REVOLUCION ENTRE LOS DIAS?

  NACIONAL
UN GOBIERNO DEBIL E IMPOPULAR
LEVANTAMIENTO INDIGENA Y POPULAR

  DENUNCIA
FUNCIONARIO Y CONTRATISTA AL MISMO TIEMPO
EL FRACASO DE TRES ALCALDES Y LA GRAN ESTAFA DEL TRANVIA

  PATRIMONIO
20 AÑOS COMO PATRIMONIO MUNDIAL

  HISTORIA
PINCELADAS DEL AYER
EL CHAZO CUENCANO
PASE DEL NIÑO Y KAPAK RAYMI

  CULTURA
UN MAESTRO CONSUMADO

  PERSONAJE
ROSTROS Y RASTROS DE TRASCENDENCIA

  TURIMSO
LACIUDAD LUZ

POR: Jorge Dávila Vázquez

 

 


Un maestro consumado
Con la disertación del tema: Visión de Cuenca en su Narrativa”, el destacado intelectual cuencano, doctor Felipe Aguilar Aguilar, se incorporó como Miembro Correspondiente de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. La ceremonia se realizó el pasado 5 de diciembre del presente año, en la Universidad de Cuenca. El  discurso de bienvenida al Académico de Número, corrió a cargo del doctor Juan Valdano Morejón.

Cuentan sus amigos cercanos que Felipe desde sus primeros años de estudiante demostró su pasión por la lectura y la cátedra. Profesor de primaria, secundaria, y universitario. Los que tuvimos la suerte de ser sus alumnos en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca, podemos dar fe de su vocación de Maestro. Con entrega total, enseñó de principio a fin, sin egoísmos, con pasión y dedicación. Analista literario, crítico-humorista, crítico-mordaz, apasionado hasta la médula del rey de los deportes. Sencillo, humilde, sin poses, exquisito para dialogar, amigo incondicional. Con una memoria envidiable. Un caballero a carta cabal.
El Observador se congratula y celebra que uno de sus brillantes colaboradores, pase a formar parte de la prestigiosa Academia, correspondiente de la Real Española.

Jaime Cedillo F.




Alo largo de medio siglo, hemos charlado, discutido amistosamente, intercambiado opiniones y, sobre todo, reído generosamente, con Felipe Aguilar Aguilar.
¿Santos nosotros? No, ¡qué va! Nuestras charlas, en las que intervenían, a menudo, amigos muy queridos, como Alejandro Mendoza (+) Walter Auquilla (+) o Jorge Villavicencio, siempre tenían una pizca de malicia.

Incluso cuando participaban las amigas y compañeras de docencia: María Rosa Crespo, María Eugenia Moscoso y María Augusta Vintimilla, el tonito “`perverso”, se mantenía.
Era tan notable el alegre trío de la Especialidad de Lengua y Literatura, Villavicencio-Aguilar-Dávila, que incluso en la Juntas Académicas causábamos un cierto escozor, sobre todo en quienes no se acostumbraban a los juegos de palabras, alusiones e ingenio, y creían que estábamos en el sancta  sanctorum del idioma y sus adoradores, y debíamos mantener una imposible seriedad.

Pero la gran risa de siempre, solo opacada por los dolores que nos afectaban a nosotros, a personas cercanas o al mundo, y que eran fraternalmente compartidos, esa magnífica sonoridad, nos acompañó la mayoría del tiempo.

De todos los “reídores” y “hacedores reír” de aquella época, más bien reciente, solo Felipe Aguilar Aguilar se convirtió en teórico del humor, y lo dejó sentado repetidamente, no solo en su libro inicial, sino en numerosos ensayos aparecidos en medios literarios de prestigio, culminando en su último “tratado” futbolístico.

“El humor se basa en las oposiciones y contrastes, es como decía alguien, la colisión de dos convoyes del pensamiento, pero, a ese “mundo al revés”, incluso se puede tratarlo con sutileza y con lógica rotunda para producir el efecto humorístico…”

 Estamos ante una de sus aproximaciones a ese rasgo tan especial y esencial, y tan soslayado, a veces, del ser humano. Su vocación de maestro aparece en este y otros textos, y es lógico que así sea, pues Aguilar gozó durante todo el tiempo de su actividad docente -en escuela, colegio y universidades- de un enorme prestigio, no solo por sus conocimientos profundos, actualizados, humanistas, siempre, sino por la forma de impartirlos, con sutileza, ingenio y de un modo agradablemente natural, respetuoso, pero libre de solemnidades inútiles y tonos pomposos. Sí, en la cátedra fue, en todo momento, accesible y cordial. Los testimonios al respecto, llueven.

Y he aquí, una de sus acertadas reflexiones sobre la tendencia humorística:
“Nos referimos, claro está, a ese antídoto contra la tristeza, a ese aliado que nos permite renacer de las muertes de cada día, a esa fuente de reflexión e instrumento de crítica, imposible de definir, que es el humorismo, pues, ya lo decía el viejo Borges, con sorna y sabiduría: ‘Como el amor, como la poesía, como el vino tinto, el humor es, por definición, indefinible?.”

No soy muy dado a pensar que lo hereditario sea definitivo en cuanto a los comportamientos o capacidades de los seres humanos, pero sí vienen por línea familiar algunos rasgos de la conducta y la percepción del mundo. Pienso que la hondura y una cierta áspera ironía para trata temas serios y profundos en Felipe Aguilar provienen, por su temperamento y sutileza, de la personalidad intelectual de su padre, el gran Víctor Gerardo Aguilar. He aquí un claro ejemplo de lo afirmado, con el que cierro esta breve aproximación a una figura intelectual cuencana de impresionantes proporciones, a la cual, más allá de la honda fraternidad que nos une, rindo un público tributo de afecto y admiración; calidades humanas e intelectuales, estilo brillante, y, cuando es necesario mostrar, una atinada erudición, que han sido reconocidos por la Academia Ecuatoriana de la Lengua, al momento de incorporar a Felipe como su Miembro  Correspondiente:

“Leer en su sentido más amplio y esencial nos “enseña a aprender”, a pensar, a  elegir, a caminar, en definitiva, pese a la influencia de los medios de comunicación y al desborde tecnológico, es una forma de conocimiento, fuente de reflexión y desarrollo de la capacidad crítica y, por lo tanto, el camino más idóneo para  alcanzar una auto-educación”.

Conceptos que se amplían en lo tocante a la lectura que más nos enriquece, la de literatura:
“Ya dentro de los límites del texto literario, leerlo significa embarcarnos en una aventura plena y total. Impredecible. Porque el lector supera sus condicionamientos, busca nuevos caminos y traspasa fronteras, estimula su imaginación y vuela con libertad.  Porque la obra literaria nos traslada a regiones ignotas, nos presenta a personajes inimaginables, nos enfrenta a situaciones impensadas. Porque, el texto artístico no está montado sobre mecanismos lógicos y racionales, a veces, ni siquiera fluye con coherencia, emplea un lenguaje que desborda los límites de lo puramente referencial y crea, con intensidad, con verdadera pasión, mundos autónomos y, por lo tanto, actúa como sucedáneo de los sueños y anhelos de todas las edades y supera la estrechez y la miseria de la vida cotidiana”.

Emociona encontrar tanto saber,  desplegada imaginación y sentido poético en este breve texto, uno de los ricos, abundantes y hermosos, que nos ha prodigado Aguilar, muchas veces sin mayor eco, porque somos dados a ignorar los  valores que tenemos cerca, hasta que alguien  -muchas veces de fuera- nos lleva a reconocerlos y admirarlos.


!Conozco a Felipe Aquilar desde casi siempre! Cuando yo llegué a los bancos de nuestra Facultad de Filosofía y Letras -de manera tardía, pues primero fui esposa y madre y luego universitaria- en los tardíos años 70, Felipe se estrenaba como flamante profesor de la Especialidad de Filología -así se llamaba ese departamento que nos otorgará los títulos de Licenciados y Doctores-.
Felipe desde sus inicios, optó por la literatura ecuatoriana y por su narrativa, de manera preferente! !Cuanto leyó, cuánto enseñó! La lectura fue por siempre su dedicación principal, pero de manera paralela, el fútbol llenó sus horas libres, a tal punto que, escribió un libro sustentado en su consistente conocimiento sobre este deporte. A la literatura y al fútbol, agregó siempre, un componente importante -lubricante vital- cómo sostenía Estuardo Cisneros: el humor. Nada traspasa en la vida y el accionar de Felipe Aquilar, si no están matizados por el ingrediente humorístico. Cuenca es cuna de grandes familias y apellidos y los Aguilar han tenido un importante lugar en la dimensión del conocimiento, de la cátedra, del quehacer cultural. Felipe Aguilar enaltece a Cuenca y a su cultura, por ello, con gran acierto, la Academia Ecuatoriana de la Lengua acaba de nominarlo como miembro correspondiente del capítulo Ecuador. Bien por nuestra Academia y por el flamante Académico a ser incorporado en el mes de diciembre, como excelente colofón en el año que está por concluir.

María Eugenia Moscoso Carvallo





Felipe Aguilar Aguilar (1946).  Pertenece a una familia de periodistas y maestros, siendo el más notable su padre Víctor Gerardo, quien le llevó a que estudie pedagogía en el colegio Normal Manuel J. Calle. Pasó como profesor primario por las escuelas Hipólito Mora, Julio Matovelle, Federico Proaño y luego fue a enseñar en el nivel medio en el colegio Luis Cordero de Azogues y en el Herlinda Toral de Cuenca, donde ascendió al rectorado. Como maestro ha creído más en la pedagogía de las preguntas que de las respuestas, ha seguido la línea de Paulo Freire y no se siente satisfecho de su labor como educador primario y medio.
Después se formó en la facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca a la que llegó como profesor hasta jubilarse. Admira a Alfonso Carrasco y a Efraín Jara, sobre todo en su faceta de excelencia en la formación de estudiantes. Es un agudo crítico en el campo literario y en el análisis de los procesos culturales que ha vivido la ciudad de Cuenca. 
Hace hincapié en lo que otros no han visto, siguiendo la tradición, para permitirnos ver segmentos descuidados u ocultados, aunque en ocasiones se excede en la visión de defectos y limitaciones. Usa frecuentemente la ironía, el sarcasmo, el buen humor y símiles vinculados con el deporte, especialmente con el fútbol.
Una de sus últimas publicaciones versa sobre: Humor, trasgresión y crítica, publicada en el 2008 por la Universidad de Cuenca. Es un excelente estudio sobre el humor, con una primera parte dedicada a lo que podríamos llamar filosofía del humor, ilustrada con muy buenos ejemplos, y con otra en la que rememora a algunos de los grandes humoristas de palabra, o por escrito, que han hecho reír a Cuenca, sin dejar de reírse de algunas ingenuidades de los cuencanos, actitud que Felipe comparte plenamente y a gusto. Más adelante pasa revista al mejor humor de Eduardo Cevallos García, Estuardo Cisneros Semería, Francisco Estrella Carrión y José Edmundo Maldonado Samaniego.
Opinamos que es una excelente síntesis de la historia del humor morlaco, difícilmente superable. A su análisis técnico, filosófico e histórico se suman sus aportaciones, con un excepcional ojo crítico, con su aversión a los lugares comunes y a lo que más le disgusta: lo cursi. El resultado es una extraordinaria obra que nos ha hecho reír hasta el cansancio.
Felipe Aguilar es autor de algunos ensayos como El humor en la literatura ecuatoriana; El humor en la narrativa contemporánea: literatura; Los alumnos del sexto curso del colegio normal Manuel J. Calle; La poesía de Alfonso Moreno Mora. Es autor de algunos artículos periodísticos, siempre con un análisis crítico, irónico y humorístico de las situaciones que trata: Academia de la Lengua (evocación de  la riqueza verbal de algunas lenguas cuencanas que hacían juegos de palabras, tijereteos, seseos, leísmos); César Dávila Andrade: Combate Poético (comentario); Cuando las camisetas coloradas ganaban por goleadas; Cuenca, tierra de cuentistas; El Cuenquita de los setenta; El desencanto de los setenta (evaluación, con visión latinoamericana y ecuatoriana, con dictaduras y violencia); Los fabulosos años sesenta (evocación de la década de los sesenta, calificada como años de delirio, de magia, de luces y sombras, armonías y desarmonías, luchas y fracasos, incertidumbres y esperanzas); Grafiti y crisis social (valoración de grafiti como expresión de la inteligencia popular y de una crítica social); José Martí, cien años; Lo que dejó el mundial; El vértigo de los ochenta (Sobre la caída del muro de Berlín, la hambruna de Etiopía y Sudán, la desaparición de la ciudad colombiana de Armero, Ecuador cuesta abajo...); La memoria indiscreta (sobre los encuentros de Literatura); Artículos suyos para Universidad Verdad son: Novela sin novelistas, El Humor Cuencano, Literatura y Revolución, El centenario de Pablo Palacio y de Jorge Icaza. Está en circulación su último libro: El fútbol es así, su visión y sus recuerdos de un deporte que apasiona a multitudes.

Juan Cordero Iñiguez



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP