Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Junio/2019
BIMESTRAL
N° 111
opinion    INICIO      Lunes 22 de Julio del 2019    
  EDITORIAL

  POLITICA
UN HOMBRE DE MORAL GIGANTE
CORRUPCION VS. CIVISMO

  ENTREVISTA
GUSTAVO LARREA CABRERA

  REPORTAJE
ORIGENES DEL SEGURO SOCIAL ECUATORIANO

  OPINION
REFORMAS PARA UNA ESCLAVITUD MODERNA
DIALOGOS PROMESAS E INCERTIDUMBRES

  DENUNCIA
ECONOMIA Y MINERIA: LA HISTORIA DEL REY MIDAS
FENAJE exige destitución de Simón Valdivieso

  NATURALEZA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  PATRIMONIO
EL PARQUE CALDERON Y SU IMAGINARIO

  CULTURA
LA ESCULTURA EN LA ESCUELA QUITEÑA
LA POESIA COMO MAGIA
SE VIENE EL VII FESTIVAL DE LA LIRA
PAGINA LITERARIA

  BIOGRAFIA
MIGUEL GERMAN LEON RAMIREZ

  PERSONAJE
EMPERATRIZ ERRAEZ FEIJOO
MAGDALENA MOLINA VÉLEZ

  COMUNIDAD
EMPRENDIENDO JUNTAS
CORO SE PREPARA PARA OLIMPIADAS 2020

POR: Francisco Escandón Guervara

 

 


Reformas para una esclavitud moderna
Federico Engels aseguró que el trabajo es el motor impulsor, la condición básica, del ser humano para transformarse de su inicial aspecto primitivo a su actualidad sentipensante.

Sin embargo, la certeza del carácter liberador del trabajo se atrofió a partir de la apropiación privada de los medios de producción y la división clasista de las sociedades que se fraccionaron entre propietarios y no propietarios.

Para entonces el trabajo mutó, pasó a ser forzado y se establecieron nuevas relaciones sociales de producción que legitimaban la enajenación del ser humano y la disputa interclasista que aún marca el desenvolvimiento de la historia.

A la par de la explotación laboral, las masas trabajadoras se organizaron, reclamaron y conquistaron derechos mínimos que fueron reconocidos en el planeta. Más con el advenimiento de la globalización capitalista, del neoliberalismo, se profundizó la sobreexplotación laboral a través de reaccionarias reformas.

En el Ecuador, el ocaso del siglo anterior y los albores del actual están marcados por ese signo, los distintos gobiernos proscribieron derechos laborales, a los que llamaron anacronismos y privilegios, para promover una mayor apropiación monopólica del capital.
Esa también es la lógica del gobierno de Moreno que, por exigencia del Fondo Monetario Internacional, pretende legalizar la precarización del trabajo, a través de la Ley de Fomento Productivo II.

El pacto con el FMI obliga al gobierno a flexibilizar sin restricciones la jornada laboral actual de 40 horas semanales (8 horas diarias, de lunes a viernes). En adelante el trabajo podría ser reorganizado para cumplirlo en prolongadas jornadas, de hasta 13 horas, y en menos días, independientemente de que sean fines de semana.

De aprobarse estas reformas también se establecerán formas de contratación especial para cambiar el actual período trimestral de prueba, por uno de tres años. Está claro, el trabajador será víctima de la inestabilidad laboral, de un continuo acoso que condicionará su docilidad con la permanencia relativa en su puesto de trabajo.

Moreno miente al justificar que estas medidas son adecuadas para promover el empleo, lo cierto es que estas políticas son tendientes a una mayor enajenación del trabajador y a la mercantilización desvalorizada de la fuerza del trabajo.

Las reformas de la Ley de Fomento Productivo II son deshumanizantes porque promueven formas modernas de esclavitud asalariada. Con su aplicación se masificarán los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales por agotamiento, pero además los trabajadores perderán el derecho a recibir pagos complementarios, suplementarios y recargos por laborar en horarios y días distintos a la actual jornada de trabajo.

La reforma antiobrera que pretende aplicar Moreno no sólo flexibiliza las formas de contratación, sino también el despido. Con seguridad días antes de que el trabajador cumpla con el trienio de sus funciones, será despedido y no tendrá derecho a exigir el pago de indemnización o liquidación por desahucio.

Sin embargo, estas aspiraciones del régimen no serán fácil de imponerlas, por más presiones que existan desde el FMI. Moreno tiene una autoridad menoscaba y sus aliados son tan pragmáticos que lo abandonarán ante cualquier inconveniente que se presente, además el gobierno enfrentará la respuesta del movimiento social y sindical, de la oposición popular, que está tejiendo alianzas y acciones para derrotar al recetario neoliberal del Fondo.

Sin duda las contradicciones en el país se tensarán, quien tenga a las mayorías decisivas tras de sí se impondrá.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP