Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Junio/2019
BIMESTRAL
N° 111
cultura    INICIO      Miércoles 21 de Agosto del 2019    
  EDITORIAL

  POLITICA
UN HOMBRE DE MORAL GIGANTE
CORRUPCION VS. CIVISMO

  ENTREVISTA
GUSTAVO LARREA CABRERA

  REPORTAJE
ORIGENES DEL SEGURO SOCIAL ECUATORIANO

  OPINION
REFORMAS PARA UNA ESCLAVITUD MODERNA
DIALOGOS PROMESAS E INCERTIDUMBRES

  DENUNCIA
ECONOMIA Y MINERIA: LA HISTORIA DEL REY MIDAS
FENAJE exige destitución de Simón Valdivieso

  NATURALEZA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  PATRIMONIO
EL PARQUE CALDERON Y SU IMAGINARIO

  CULTURA
LA ESCULTURA EN LA ESCUELA QUITEÑA
LA POESIA COMO MAGIA
SE VIENE EL VII FESTIVAL DE LA LIRA
PAGINA LITERARIA

  BIOGRAFIA
MIGUEL GERMAN LEON RAMIREZ

  PERSONAJE
EMPERATRIZ ERRAEZ FEIJOO
MAGDALENA MOLINA VÉLEZ

  COMUNIDAD
EMPRENDIENDO JUNTAS
CORO SE PREPARA PARA OLIMPIADAS 2020

POR: Armando Sacta Guamán

 

 


Página literaria
La lírica es la expresión externa de los sentimientos. Y esta expresión generalmente se relaciona con el amor, elemento esencial de la vida. Las coplas son expresiones líricas, y en su mayor cantidad son de contenido amoroso; porque las relaciones de amor en la pareja son genéticas, hormonales.

Un poeta cuyo nombre se ignora, con un lenguaje de sublime delicadeza, escribió la siguiente copla del anhelo de pareja en la intimidad:
Cuándo guambrita estaremos
como los pies del Señor,
el unito sobre el otro
y un clavito entre los dos.

Existen coplas que son verdaderas promesas de amor perdurable:
Amantes fuimos y somos,
y amantes hemos de ser;
no ha de haber poder humano
que al amor pueda romper.

Te quiero y te he de querer,
nadie me lo ha de impedir;
por tu amor he de morir,
y siempre tuyo he de ser.

En verdad se sufre cuando se ama. Y más todavía cuando se está locamente enamorado, sin ser correspondido:
Quién no ha llorado en la vida,
quién no tuvo una pasión,
quién no ha regado con llanto
las flores del corazón ?

Al amar sin ser correspondido, puede quedar algún resentimiento; una especie de venganza y al mismo tiempo de masoquismo:
En el infierno los dos,
los dos hemos de penar;
tú por no haberme querido,
yo porque te supe amar.

Si tu casa fuera cárcel,
tu corazón calabozo;
serías mi carcelera,
y yo tu preso dichoso.
Es evidente que en la vida todo cansa, todo empalaga, todo cambia, todo envejece:
La piedra se desmorona
y el calicanto falsea;
no hay amor que dure mucho,
por más constante que sea.

La prudencia es más conveniente que la jactancia, para evitar cualquier clase de comentarios:
Cholita si tú me quieres,
no se lo digas a nadie;
pon la mano sobre el pecho
y di al corazón que calle.

Muchas veces la persona se ahoga en un vaso de agua. En todo caso hay que tener una resignación valiente:
Dicen que las penas matan,
las penas no matan, no;
que si las penas mataran,
ya me hubiera muerto yo.

Otras veces no mismo se puede dejar de sufrir, cuando el recuerdo no se convierte en olvido:
Piensan que vivo tranquilo,
porque mis ojos no lloran;
pues que sepan los que ignoran,
que en silencio me aniquilo.

Antes el policía se llamaba carabinero, después se popularizó el nombre de policía, con un apodo que ahora está desapareciendo. Siempre se le ha considerado un hombre de suerte para conseguir mujeres:
Abra la puerta vecina,
que yo soy el buen ladrón;
soy el chapa de la esquina,
que le roba el cocolón.

Conviene no amar a primera vista, no amar por las apariencias, porque “no todo lo brilla es oro”. Es mejor ser analítico:
El amigo y la mujer
deben ser bien escogidos,
para después no tener
que vivir arrepentido.

La siguiente copla es una comprobación objetiva, como sucede cuando se deshoja el choclo o la mazorca:
En deshoje te he visto,
y quisiera deshojarte;
para ver si tienes alma
y si no para olvidarte.

Se dice que el corazón es sonso, que muchas veces está ciegamente enamorado:
Yo tengo la convicción
y la profunda certeza,
que no manda la cabeza
donde manda el corazón.

Dicen que el buey viejo tiende al pasto tierno. Así es la vida. A la vejez nace un amor, ya qué se puede hacer; quizás es el último remedio que nos cuenta el famoso escritor César Dávila Andrade:
Si hay alguna desventura,
mayor que todas tal vez;
es amar en la vejez,
con el pie en la sepultura.

El orgullo es malo, el falso orgullo; mejor es la modestia, la humildad, la sencillez. Se dice que el orgullo se paga tarde o temprano, como si fuese un castigo:
Nadie con soberbia diga:
“De esta agua no he de beber”.
Porque puede darse el caso
que la beba sin querer.

No te rías cuando veas
tropezar a otro y caer,
el camino tienes piedras
y tú también tienes pies.

Lindo sería que todo en la sociedad sea transparente, puro, limpio; que todas las personas sean así. Muchas personas cambian con el tiempo, con las circunstancias:
Si el pecho de cristal fuera,
se vieran los corazones;
falsos cariños no hubieran,
ni se ocultaran traiciones.

Es una virtud ser persistente, no acobardarse en el primer paso, ante nada ni ante nadie. El triunfo es paulatino:

Ante lo más imposible,
nadie pierda la esperanza;
porque la constancia vence
lo que la dicha no alcanza.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP