Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Abril/2019
BIMESTRAL
N° 110
cultura    INICIO      Sábado 25 de Mayo del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
¿JUNTOS Y REVUELTOS?
CANDIDATOS Y CLIENTELISMO ELECTORAL
YAKÚ PÉREZ

  REPORTAJE
LOS NEGOCIOS DEL "GRAN MARISCAL DEL AZUAY"

  ANÁLISIS
EL FIUT: TRAYECTORIA DE UN ACTOR SOCIAL

  DENUNCIA
RAZONAMIENTO DE COMISIÓN, UNA FALACIA

  NATURALEZA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  SALUD
SOLCA HUMANISTA

  OPINIÓN
LA CRÍSIS DE LA LECHE
100 AÑOS DE LA FIESTA DE LA LIRA

  HISTORIA
EL RINCÓN DE LA NOSTALGIA

  CULTURA
CINE PIONERO EN CUENCA
ECUADOR PIERDE EL AÑO EN LECTURA
PÁGINA LITERARIA

  PATRIMONIO
INFLUENCIA ESPAÑOLA EN CUENCA

  COMUNIDAD
CULTURA E INTERCULTURALIDAD

POR: Armando Sacta Guamán

 

 


Página literaria
Las coplas son poemas cortos, generalmente de cuatro versos, con métrica y rima; conteniendo reflexiones, mensajes, críticas, de diversos temas.
No es fácil escribir una copla, por la dificultad de crear un pensamiento completo en cuatro versos pequeños, comunmente octosílabos, con rima asonantada en el segundo verso y en el cuarto, quedando libre el primer verso y el tercero. También existen coplas en estrofas llamadas cuartillas o redondillas, debido a la ubicación de la rima, que además es aconsonantada.
A las coplas se las considera anónimas, cuando en verdad son creaciones poéticas que tienen autores; cuyos nombres no han trascendido, por darse más importancia a las coplas, siendo difundidas mediante la tradición oral, apareciendo después como creaciones populares.
Juan León Mera (ambateño) es el máximo compilador de coplas, en su libro “Cantares del Pueblo Ecuatoriano”, publicado en 1892. Paulo de Carvalho-Neto (brasileño) es otro copilador de muchas coplas, en su libro “Diccionario del Folklore Ecuatoriano”. Lauro Yumbla Lucero (azogueño) es autor de muchas coplas, publicadas en su libro “Entre copla y copla”. Y existen otros libros, folletos, revistas y periódicos que a lo largo de los años han publicado un sinnúmero de coplas.

En esta página constan varias coplas de diversos contenidos, empezando por una sobre la abundancia de gravámenes que pagamos los ciudadanos:

Impuestos y más impuestos,
yo ya no sé a dónde vamos;
con el tiempo pagaremos
del aire que respiramos.

Seguidamente constan tres coplas, variando los versos, pero con el mismo contenido. La primera es de Adriana Buendía, poetisa peruana; y las  otras dos de autores desconocidos:

Las campanas de tu barrio,
doblando están por un muerto;
tienen razón ya no existo,
porque no vivo en tu pecho.

Si oyes tocar a muerto,
no preguntes quién murió;
pues tan lejos de tu lado,
quién puede ser sino yo.

Cuando doblen las campanas,
no preguntes quién murió:
sin tu amor, mujer ingrata,
quién ha de ser sino yo.
A continuación dos coplas parecidas por la forma, pero con diferente contenido:

Al ver la rueda de un molino,
me puse a reflexionar;
las vueltas que viene dando
y las que tiene que dar.

Al pie de un árbol sin fruto,
me puse a considerar;
que pocos amigos tiene,
el que no tiene que dar.

Las leyes biológicas son las mismas para todos. Pueden existir absurdas diferencias sociales, pero la muerte no distingue a nadie:

Nada de esta vida dura,
fenecen bienes y males;
y al cabo todos iguales
somos en la sepultura.

La muerte todos los días
se lleva miles de gentes;
para ella no hay nobles, grandes,
sabios, ricos ni valientes.

Desde antaño hasta el momento subsiste el racismo, muchas veces con expresiones injuriosas:
De dónde vienes gallinazo,
con esas patas escamosas;
no digas eso mi patrona,
son para changar buenas mozas.

El ser negro no es afrenta,
ni color que quita fama;
el zapato negro luce
en el pie de cualquier dama.

Las miradas siempre son expresivas, de lo que piensan o sienten las personas; demuestran interés, desidia, etc. Así confirman las siguientes coplas:

Cuando dos se quieren bien,
con los ojos se saludan;
que los ojos también hablan,
cuando la lengua está muda.

Los ojos de dos personas
sinceras, que se aman bien;
no son ojos sino espejos
en que sus almas se ven.

Aunque tu boquita diga
que no me quieres cholita,
tus ojos me están diciendo
que no crea a tu boquita.

Tú dices que no me quieres,
tus ojos dicen que sí;
pues si tú no me quisieras,
no me miraras así.

Después de los rigores de la vida en una sociedad injusta, de prejuicios y discrimen, quedan resignaciones adoloridas:

A dónde cansados pies,
llevas mi cuerpo rendido?
Alguna prisión tal vez,
o a la tierra del olvido?

Corazón despedazado,
camino a la tumba vas;
traiciones y sufrimientos
ya nunca padecerás.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP