Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Octubre/2019
BIMESTRAL
N° 113
comunidad    INICIO      Domingo 17 de Noviembre del 2019    
  EDITORIAL

  OPINION
UNASUR VS. ALIANZA PACIFICO
LENIN MORENO UN GIRO DE 180 GRADO A LA DERECHA
FUERA MAFIAS

  DENUNCIA
JUEZ DENUNCIA A SIMON VALDIVIESO
PATRIMONIO DESTRUIDO
FISCALI INVESTIGA

  NATURALEZA
SUICIDIO DE LAS AVES

  COMUNIDAD
INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS
DIA DE LA MUJER INDIGENA

  EDUCACION
NUEVO TALENTO EDUCATIVO

  CULTURA
BIBLIOTECA MUNICIPAL O PUBLICA
PAGINA L

  PERSONAJES
DOS PERFILES DE MUJERES
DALILA, 65 AÑOS DE VIDA FECUNDA

POR: Patricio Matute García

 

 


Día de la mujer indigena
Un jueves de setiembre, -como lo escribía Gabo-, hay una premonición musical, muy en la mañana suenan en la memoria, las voces de las cantoras latinoamericanas: Violeta Parra, Mercedes Sosa, Chabela Vargas, Lila Downs, Chabuca Granda, Eva Ayllon, Lucha Reyes, Jesús Vásquez, Toto La Monposina, Omara Portuondo, Carlota Jaramillo, Mariela Condo, Zulma Yugar y Luzmila Carpio, todas cantan a la vida sencilla de las mujeres. En esta fecha, un 5 de septiembre de 1782, es asesinada en Chuquiago Marka la lideresa aymara Bartolina Sisa por sublevarse ante el reinado español y cercar la ciudad de La Paz, este día ha sido denomino por el II Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América de 1983, el Día de la Mujer Indígena, como homenaje a esta valerosa mujer, esposa del cacique Julián Apaza, más conocido como Tupak Katari, héroe indígena de Bolivia y de las Américas.

Cuando caminamos el casco histórico de La Paz, en la Calle de las Brujas y la Iglesia de San Francisco, o la ciudad de El Alto, se pueden sentir aún los lugares, callejas y linderos donde sucedió el levantamiento indígena del siglo XVIII en el año de 1781. Bartolina fue una verdadera guerrera, manejaba waraka y fusil, además dirigía las tropas rebeldes contra la corona española. En su patria boliviana muchas comunidades, lugares y organizaciones llevan orgullosos su nombre como la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, fundada en 1980 con el propósito de reclamar la participación en la toma de decisiones políticas, económicas, sociales y culturales de las mujeres de la ruralidad.

Lideresas indígenas de Ecuador
En nuestro país han destacado varias lideresas indígenas históricas entre las que podemos destacar dos figuras. La primera es Dolores Cacuango que fundó en 1946 la primera escuela bilingüe y las escuelas sindicales, así como la Federación Ecuatoriana de Indios. Ella manifestó una sentencia célebre en la lucha por derechos indígenas: “Somos como la paja del páramo, que se la arranca y vuelve a crecer”. La segunda es Tránsito Amaguaña, símbolo de resistencia, cohesión comunitaria y lucha por los derechos laborales, tierra y territorio.

A pesar de que hoy aún flota en el ambiente el imaginario de que la mujer indígena cumple únicamente el papel de reproductora social y familiar, muchas han demostrado que pueden participar en los escenarios políticos, profesionales, artísticos, culturales, creando nuevos liderazgos practicados en especial desde la educación, la representación comunitaria y la defensa de la naturaleza. Un ejemplo muy decidor son las mujeres kichwas del pueblo Sarayaku (Agua de maíz) de la Amazonia ecuatoriana que han dado su vida para que no se explote petróleo en su selva, aplicando la sabiduría Sacha Kawsay (Vida Integral del Bosque). No podemos dejar de mencionar a las valientes mujeres Kañaris de la provincia del Azuay de los sectores de Victoria de Portete, Tarqui y Molleturo que luchan por la defensa del agua para que las transnacionales mineras no exploten oro y plata, así como a las mujeres shuar de las provincias de Morona Santiago y Zamora Chinchipe, donde se explota cobre.

Papel de la mujer indígena hoy
En Latinoamérica se conmemora el Día de la Mujer Indígena para evidenciar las condiciones de vida de las mujeres, su aporte histórico y social, así como sus derechos, participación política, fortalecimiento del liderazgo, acceso a la salud y erradicación de todas formas de violencia.

Hay sabidurías, prácticas y conocimientos como: identidad, cosmovisión, justicia indígena, salud, alimentación, tecnologías agrícolas, defensa de tierra, territorio, recursos naturales, ambiente, soberanía y seguridad alimentaria, promoción de la artesanía, tradición oral, experiencias de vida, testimonios que las mujeres indígenas han trasmitido durante milenios, cumpliendo un singular papel para la preservación de la memoria histórico-social pero también propendiendo hacia la práctica real de la interculturalidad, el fortalecimiento de sus derechos y el empoderamiento de las mujeres indígenas jóvenes.

A pesar de estas pervivencias de avanzada, las mujeres indígenas latinoamericanas sufren de violencia, analfabetismo y corrupción en varios ámbitos, lo que ha permitido la actualización de sus reindivicaciones como el reconocimiento de sus diversidades, organización, avance de la equidad, autonomía y respeto de la naturaleza.

Desde estas reflexiones, sus roles han trasmutado espacios y tiempos, desde la resistencia político-cultural a los sistemas feudal, colonial, capitalista, libremercadista; lucha por reformas agrarias; derecho a voto y presencia política;  y equidad e igualdad, hoy gestionen su territorialidad, reproducen todas formas de vida y conservan ríos, lagunas, ojos y fuentes de agua, humedales, bosques primarios, bosques montanos, cejas de montaña, manglares, selvas, semillas originarias, chakras, huertas, chacos, ecosistemas de vida traducidos en biodiversidad.

Energía de lo femenino en los Andes
Las mujeres indígenas indudablemente influyen y juegan un papel importante, en la cosmovisión andina se reconoce su liderazgo y equilibrio dentro y fuera de la comunidad en la agricultura, alimentación-nutrición, crianza de los hijos, salud, transmisión oral, identidad cultural, memoria histórica, espiritualidad y participación organizativa-política.

Los liderazgos femeninos comunitarios son el resultado de luchas, resistencias y resiliencias acaecidas a lo largo del tiempo, que han ganado espacios de una forma cronológica cada vez que se conquistan los respectivos derechos.

La energía de lo femenino en los Andes se traduce en varios acápites entregados oralmente, lúdicamente con historias de valores y tecnológicamente para mantener las formas sabias de cohesión social. Entre los más importantes podemos señalar:

1. Alimentación-nutrición: Las mujeres cuidan de la seguridad alimentaria y promueven la salud a través de la buena comida, así mismo mantienen las tecnológicas culinarias y la correcta utilización de alimentos y especias de acuerdo a cada época del año y el ambiente donde viven. En los fogones y tullpas participan oralmente de historietas, leyendas y mitos que promueven la identidad cultural y la memoria histórica. Utilizan utensilios de barro y madera para cocer, comer, beber y guardar semillas y plantas.

2. Crianza de los hijos: Las mujeres protegen a sus críos, los bañan, hacen dormir, cantan canciones de cuna en sus ritmos originarios, cuando crecen les aconsejan, están atentas a su crecimiento diario, juegan con ellos, divulgan conocimientos en la confección de artesanías, les enseñan a cantar, bailar y muchas veces a interpretar sus instrumentos musicales propios, también les instruyen para amar la naturaleza y honrar a la Madre Tierra.

3. Sabiduría de la Chakra: Las mujeres promueven una chakra con cultivos rotativos y asociados para cuidar el humus de la tierra y controlar las plagas. Cuando la chakra posee gran variedad de cultivos la denominan Warmi Chakra (Chakra Femenina), para ellas alimenta de una mejor forma. El ciclo agrícola de la chakra: limpieza y escogimiento de semillas, siembra, florecimiento y cosecha es muy importante, lo respetan y aprovechan para agradecer a sus deidades kechwa-aymaras.

4. Sabiduría de la Huerta: Si en el chakra se siembra alimentos, en la Huerta están las plantas medicinas y plantas de poder para sanar y cuidar de las malas energías. Esta sabiduría se transfiere intergeracionalmente, muchas veces únicamente la manejan las energías de lo femenino. Cuando plantan, riegan y deshierban la Huerta, bailan y cantan ritualísticas que tienen que ver con las fases de la luna y el agradecimiento a las deidades agua y tierra.

5. Sabiduría del Muyu: El ciclo del Muyu (Semilla), es como el ciclo de vida de los seres vivos: nacer, reproducirse, morir o reciclarse. En muchos lugares andinos la siembra es exclusiva de las energías femeninas pues representa pureza espiritual. Las mujeres colocan las semillas cerca de su útero y van recitando frases para la Madre Tierra pues agradecen que dé sus alimentos.

6. Salud: Quienes mantienen la salud de los Ayllus (Familias) y la comunidad son las mujeres que se encargan de prevención, sanación y parto. Las Matronas, Parteras o  Comadronas preparan a la parturienta para el alumbramiento, después de cinco días, realizan “El Quinto”, que consiste en “encaderar” a la mujer y bañarla con una serie de plantas del cerro, en otros lugares también realizan “El Doce”, así mismo las postparturientas son bañadas con plantas del cerro y caminan suavemente, cuidan mucho de su alimentación.

7. Economía comunitaria y familiar: En varios lugares de los Andes las mujeres que preparan los alimentos tiene el principio del Mikuykuna (Todos comen) lo que demuestra la solidaridad y el comunitarismo, principales bases de las sabidurías de estas tierras americanas.

8. La energía femenina, la energía de lo femenino en los Andes se percibe en lo ceremonial y ritulístico de varias instancias socio-culturales como: Killa, Koya, Kuya Raymi, (Fiesta de la Luna, Fiesta de la Koya, Fiesta de la Reina Madre), tiempo para tener muy en cuenta las fases lunares y la siembra, los cortes de pelo, los cortes de plantas, el lavado de ropa o la concepción de hijos, porque los elementos están “tiernos” y su sabia, su sangre, su composición celular y molecular están delicados.

9. La energía femenina, la energía de lo femenino en los Andes también está presente en las deidades más importantes que dan y consolidan la vida como la Yakumama (Madre agua), y la Pachamama (Madre Tierra) que se compara con el útero de la mujer y de las especies femeninas de animales, pues son matrices que dan la vida, por eso en Saraguro-Loja-Ecuador las warmis afirman: “Yo soy la tierra, la tierra soy yo”.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP