Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Octubre/2019
BIMESTRAL
N° 113
cultura    INICIO      Miércoles 13 de Noviembre del 2019    
  EDITORIAL

  OPINION
UNASUR VS. ALIANZA PACIFICO
LENIN MORENO UN GIRO DE 180 GRADO A LA DERECHA
FUERA MAFIAS

  DENUNCIA
JUEZ DENUNCIA A SIMON VALDIVIESO
PATRIMONIO DESTRUIDO
FISCALI INVESTIGA

  NATURALEZA
SUICIDIO DE LAS AVES

  COMUNIDAD
INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS
DIA DE LA MUJER INDIGENA

  EDUCACION
NUEVO TALENTO EDUCATIVO

  CULTURA
BIBLIOTECA MUNICIPAL O PUBLICA
PAGINA L

  PERSONAJES
DOS PERFILES DE MUJERES
DALILA, 65 AÑOS DE VIDA FECUNDA

POR: Armando Sacta Guamán

 

 


Página literaria
En los pueblos de la costa ecuatoriana, especialmente de las provincias de Esmeraldas, Manabí y Guayas, las coplas se conservan a través de los encuentros y concursos de amor fino; con la participación de niños, jóvenes y adultos.
No sucede lo mismo en los pueblos serranos. En las provincias del Cañar y del Azuay, las coplas se cuentan o se cantan en reuniones privadas de amigos de la tercera edad, generalmente en momentos de bohemia.
Los niños y los jóvenes ignoran la existencia de las coplas. Estrofas sencillas de cuatro versos cortos y de diferentes contenidos. En los planteles educativos de primaria y secundaria, a manera de referencia histórica de la producción literaria, por iniciativa de los profesores, se debe contar cuando menos su procedencia española desde hace más de quinientos años.
De nuestra parte, en esta página, damos un aporte de cultura general; para el deleite de nuestros amables lectores.
En el Ecuador la máxima recopilación de coplas realizó Juan León Mera, en su libro “Cantares del Pueblo Ecuatoriano”, publicado en 1892. Y los mejores ecuatorianos cantantes de coplas fueron los hermanos Carlos Alberto y Rafael María Jervis Vicuña, nativos de Paute y lamentablemente fallecidos; Rafael María en Quito, el 16 de Noviembre del 2002 y Carlos Alberto en Medellín (Colombia), el 10 de Marzo del 2003. Loor a estos beneméritos juglares y embajadores de la música nacional por los distintos países del Mundo.
A continuación varias coplas del poeta Lauro Yumbla Lucero, nativo de Azogues, transcritas de su libro “Entre copla y copla”:

Una copla alegre más,
yo cantaré en tu ventana;
a que me des la manzana,
o ya no vuelvo jamás!

Yo quiero ser cerrajero,
lo mismo que don Garzón;
me haría una llavecita,
para abrir tu corazón.
Quisiera ser pajarito,
para anidar en tu pecho;
así no duermo solito,
y compartimos tu lecho.

Aquí estoy porque he venido,
porque he venido aquí estoy;
si me crees pan comido,
por donde vine me voy.

Cuando me fui para España,
te quedaste llora y llora;
pero en menos de una hora,
te fuiste con el Simbaña.

Desde que tú te marchaste,
llevándote hasta el colchón;
he jurado no buscarte,
y hacer tripas corazón!

Las mamitas sin talante,
no quieren amamantar;
porque dicen que el implante
se les puede reventar!

Pensando salir de pobre,
me fui de indocumentado;
en busca de mucha lana,
pero volví trasquilado.

Pobrecito mi patrón,
cree que el pobre soy yo;
no reconoce el bandido,
cuánto tiene es por ladrón.

No quieren soltar la teta,
soñando en la reelección;
hay que darles su lección,
sacándoles la careta.

Por un mal paso que di,
soy feliz padre soltero;
desde entonces comprendí,
que mi hijo es lo primero.
     
A continuación más coplas ecuatorianas, de diversos temas, cuyos autores desconocemos:
Aquí un domador reposa,
que se murió de pesar;
porque no pudo domar,
en veinte años a su esposa.
 
Ante lo más imposible,
nadie pierda la esperanza;
porque la constancia vence
lo que la dicha no alcanza.

En tanto que el amor dura,
toda locura es fineza;
y cuando a menguar empieza,
toda fineza es locura.

Perderé mis tristes ojos,
llorando mi infeliz suerte;
porque de nada me sirven
ojos que ya no han de verte.

De todos los asaltantes,
el terrible es el Amor;
los otros roban tesoros,
éste roba el corazón.

Adiós mi tranquilidad,
adiós toda mi alegría;
querer y no ser querido,
qué vida será la mía.

Ayer me dijiste que hoy,
hoy me dices que mañana,
mañana me has de decir:
no quiero, no tengo gana.

Quien bien quiere nunca olvida,
y si olvida no aborrece;
aunque el mundo dé sus vueltas,
vuelve a querer si se ofrece.

Tú eres mi primer amor,
tú me enseñaste a querer;
no me enseñes a olvidar,
porque eso no he de aprender.

Si todo el mundo enemigo,
se opone a que yo te quiera;
pues que todo el mundo muera,
con tal que vivas conmigo.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP