Ediciones Anteriores
 
Año 19 - Diciembre/2017
BIMESTRAL
N° 102
denuncia    INICIO      Sábado 17 de Noviembre del 2018    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
CHIAPAS: EL VALOR DE LA INSURGENCIA

  POLÍTICA
LA SOCIEDAD CIVIL ACTÚA ANTE LA IRRESPONSABILIDAD DE LOS GOBIERNOS
ECUADOR: LABORATORIO SOCIAL
YA BASTA DE ENGAÑOS Y MENTIRAS
EL REGRESO DE CORREA

  DENUNCIA
EL CRIMINAL Y LUCRATIVO NEGOCIO DE LOS MEDICAMENTOS CADUCADOS
"EL POLÉMICO DE LA CORONA"

  REPORTAJE
MANUELA GARAICOA DE CALDERÓN

  CULTURA
CÉSAR DÁVILA ANDRADE
NERUDA
POETA Y GESTOR DE LA CULTURA

  COMUNIDAD
ANIVERSARIO DE FEPAPDEM
UN VERANO EN BOSTON
NAVIDAD Y CONSUMISMO

POR: Manuel Vallejo Ch.

 

 


“El polémico de la Corona”
La polémica generada por un inicuo “informador” de esta ciudad, en torno a la “desaparición”  de una corona y propiedad de otra del insigne poeta Remigio Crespo Toral, cuya pérdida fue descubierta el dos de julio de 2013 y reportada como desaparecida en abril del 2014 del museo que lleva su nombre; aparentemente, ha llegado a su fin.

 El hecho cierto es que, la corona que se reportó como desaparecida del museo Remigio Crespo Toral, fue la que consta en un primer inventario del museo, hecho en agosto de 1947, que cita como pieza número uno a la donada por las Damas de Quito, joya de 27 hojas y cuatro botones pequeños, que hasta la presente fecha al igual que otras reliquias  patrimoniales extraviadas no han sido localizadas; y  no como el necio “informador” insinuó en la revista de su dirección desde mayo de 2015, bajo un escrutinio poco informado o tal vez deliberadamente (?), de modo injusto y carente absolutamente de equidad, que se trataba de la Corona de oro que le impuso Rafael María Arízaga  al poeta cuencano un 4 de noviembre de 1917, en el parque Calderón, como reconocimiento de la nación a su destacada trayectoria en la poesía y otras ejecutorias, integrada por 17 hojas de laurel a cada lado, que sumadas dan 34, cada hoja  tuvo un donante que lleva grabado su nombre.

 En la publicación quincenal “Boletín de la Coronación a María Santísima del Rosario”,  de fecha 16 de febrero de 1930 (pag. 46), que se exhibe en el museo Remigio Crespo Toral, se da cuenta del resultado de la convocatoria pública realizada por el comité presidido por el vate laureado para recaudar donaciones de joyas, que  fundidas sirvieron para  la fabricación de la corona destinada a la Virgen Morenica del Rosario y del Niño Jesús, protectora de la Comunidad Dominicana. Esta convocatoria, fue aprovechada por el poeta, quien el domingo 2 de febrero de 1930, en horas de la tarde se dirigió hacia la iglesia de Santo Domingo para en el marco de la ceremonia de donaciones, expresar su generosidad, donando la corona que le impusiera trece años antes Rafael María Arízaga. El boletín evidencia este hecho, informando entre otras cosas, que: “…El pueblo espera ansioso su hora. Y cuando ve al Rdmo Sr. Aguilar y a los RR. Padres Piedra, Espinosa, Peñaherrera y Cisneros en el presbiterio en actitud de recibir las dádivas, su entusiasmo crece, crece y se agiganta cuando los mismos, después de recorrer el templo, tornan al altar y depositan a los pies de María las coronas de Crespo Toral, Luis Cordero y Luz Cordero Toral de Eljuri, Reina de Belleza…” .

 Todos somos en cierta manera manipuladores, sin embargo, existen códigos en los cuales, cuando se modifica o manipula eso que queremos cambiar a nuestro beneficio, no se afecta a otros intencional y conscientemente. Al contrario de esto, existen individuos que manipulan de una manera irresponsable su entorno para beneficios que sí afectan a terceros, que ven al prójimo como una cosa, un objeto, recurso o mercancía de la cual pueden impunemente aprovecharse, como en el presente caso de la corona, que el poeta donó a la Comunidad Dominicana, la que ha sido su protectora desde febrero de 1930, al no fundirla y conservarla para la posteridad, virtud que lamentablemente le ha causado polémicas motivadas por algunos actores que buscan un inexcusable protagonismo.

El polémico e incrédulo “informador” y sus manipulados sostienen, que no hay pruebas legales que esclarezcan que el poeta Remigio Crespo Toral donó la corona para mandar a elaborar otra para la Virgen del Rosario, pretendiendo ante lo evidente, metafóricamente: “tapar el sol con un dedo”; y, lo que es peor, dudar de la grandiosidad y generosidad del insigne poeta, cuando con conocimiento de causa el Dr. René Durán Andrade, ex notario de Cuenca,  en su intervención del día sábado 4 de noviembre del presente año, con ocasión de conmemorarse  el centenario de la coronación del poeta homenajeado en el año 1917, en el museo que lleva su nombre, detalla los hechos ciertos sobre este tema, que no lo hizo antes por el secreto profesional de notario, quien entre otros testimonios contundentes dijo: “…en un acto de profunda fe cristiana y de auténtica humildad, propia de los verdaderamente grandes, despojando a sus propias sienes la corona de  laureles, la llevo reverente a depositar en los pies de la Morenica con el fin de que fundida, se convierta en una para, ella si reina, madre del Rey de reyes…”, corroborando lo narrado en el Boletín antes descrito.

Ante el escandaloso episodio inducido por el “polémico de la corona”, el Procurador Judicial de la Comunidad Dominicana afirmó que: “por la intervención de personajes carentes de valores y ética se ha perturbado su custodia…”, llegando inclusive, como afirma el Dr. Durán “…al punto del conflicto penal y del allanamiento fiscal a causa de “apropiación de bienes patrimoniales”…”; que luego de la verificación correspondiente, la fiscalía del Azuay, devolvió a la Comunidad Dominicana, sus verdaderos custodios la “Corona de la polémica”; quienes ante la diplomática manera de abordar este incómodo suceso, por parte del Lcdo. René Cardoso Segarra, Director del Museo que lleva el nombre del poeta, digno de reconocimiento y, cumpliendo con un compromiso adquirido con la municipalidad de Cuenca, han entregado voluntariamente en calidad de préstamo para que sea expuesta en el museo Remigio Crespo Toral, como efectivamente hoy podemos admirarla,z conjuntamente con otras piezas patrimoniales,  que bella y profesionalmente se han organizado en la casona que perteneció al ilustre poeta. Inaugurando para orgullo de Cuenca “Patrimonio Cultural de la Humanidad” y de sus habitantes, un nuevo museo para ser visitado y valorado por propios y extraños.

  Para concluir, a buen entendedor dos reflexiones: “Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él” (Proverbios 26:4)

 “Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión” (Proverbios 26:5). 



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP