EDITORIAL

Nadie es profeta en su tierra. La gloriosa Unión Nacional de Periodistas del Ecuador, selló con broche de oro, los 77 años de vida institucional, con una sesión solemne que se desarrolló la noche del viernes 27 de enero del presente año, en el auditorio “Gonzalo Bonilla”, con la presencia de periodistas, comunicadores e invitados especiales.
La ceremonia la presidió la Doctora Guadalupe Fierro Acosta, presidenta nacional del gremio, quien hizo un recuento de la trayectoria de la U.N.P. al servicio de la sociedad, en defensa de la libertad de expresión y opinión, del ejercicio profesional de los periodistas a largo y ancho del país, del uso y abuso que comete este gobierno de las facultades que le confiere el Estado; los cursos y talleres de capacitación, el fortalecimiento de la estructura institucional, la firma de convenios en beneficio de los socios con la Universidad Técnica Particular de Loja, Alianza Francesa, Laboratorios Ecuamérica, Fundación Vista para Todos.
Se entregaron premios a los ganadores del Concurso de Periodismo 2016, promovido por la U.N.P. en las distintas categorías (radio, prensa, tv, tecnologías de comunicación, comunicación institucional y para el desarrollo).
Distinciones por libros publicados, menciones de honor. En total se presentaron al concurso 73 trabajos de 63 periodistas.  El galardón nacional de periodismo “Eugenio Espejo”, fue para Mercedes Alvaro”. Rosario Utreras se hizo merecedora al Homenaje Institucional. La Condecoración al Mérito Profesional 2016, la U.N.P. otorgó a Diego Oquendo, Director de la Radio Visión,  Gonzalo Rosero, Director de Radio Democracia, ambos medios de comunicación de la capital, y a mi persona como director de la Revista El Observador, de la ciudad de Cuenca, desde hace 19 años.
La doctora Fierro, centró su discurso en el permanente acoso y hostigamiento que sufrimos los periodistas y medios independientes, por parte del mandatario intolerante que no acepta cuestionamientos a su gobierno de las “manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes”, que no tolera a la prensa libre que denuncia sin temor el cáncer de la corrupción, que destroza diarios en las tristemente célebres sabatinas, por publicar grandes verdades que acaban con su poca paciencia, porque no somos ni seremos sumisos al poder. Qué fácil resulta para el presidente perseguir a sus “adversarios” teniendo todas las funciones a su disposición, especialmente la moderna censura llamada SUPERCOM, denunció la valiente e inteligente dirigente gremial. Los verdaderos periodistas disponemos como únicas herramientas   la pluma, la voz y la imagen, para resistir el feroz embate de la abusiva autoridad.
La Unión Nacional de Periodistas se ha solidarizado con todos sus socios que hemos recibido amenazas, advertencias, intimidaciones, insultos, hostigamientos, ataques físicos, y enfrentado juicios por cometer el “delito” de difundir y denunciar las corruptelas que involucra y toca a los poderosos.
“A Julián Assange se lo protege por la misma razón que aquí en Ecuador se persigue a los periodistas”. Es el caso de nuestro compañero Jaime Cedillo, enjuiciado por  Caupolicán Ochoa, “el exitoso patrocinador de las causas judiciales personales del Presidente Correa”, señaló Fierro, agregado que de haber sido sentenciado (cosa que no sucedió porque los jueces actuaron apegados a derecho, sin dejarse presionar ni intimidar), “las dos terceras partes de los periodistas ecuatorianos irían a prisión, porque todos han compartido alguna información del exterior”.
Mi agradecimiento sincero desde lo más profundo del corazón al Directorio de la U.N.P. por el “Reconocimiento al Mérito Profesional 2016”; a Diario El Mercurio, y al equipo de colaboradores y amigos de la revista por su apoyo incondicional, que me compromete aún más a continuar por la senda del periodismo digno, honesto y valiente, al servicio de mi querida Patria.