EDITORIAL

Un nuevo caso de presunta mala practica médica ocurrió en Cuenca, cobrando la vida de la pequeña Sofía Valentina Granda Mejía, de apenas 8 años de edad. La ciudad entera está conmocionada, llena de tristeza pero al mismo tiempo indignada, y exige a las autoridades correspondientes investiguen a profundidad, con imparcialidad, y sancionen a los responsables de este delito tipificado en el Código Orgánico Integral Penal, que en su artículo 146, inciso 3 señala: “será sancionada con pena privativa de tres a cinco años, si la muerte se produce por acciones innecesarias, peligrosas e ilegítimas”.

No es fácil para un periodista abordar estos temas, muchas de las veces entrevistamos sobre asuntos políticos, culturales, sociales, etc., pero recibir a los padres de la pequeña Sofía, Juan David Granda y Natali Mejía, la joven pareja, sí que fue duro, muy duro, hasta las lágrimas. Ocurrió el miércoles 27 de noviembre de este año, llegaron hasta los estudios de El Observador, para pedir el apoyo de los medios de comunicación, en esta lucha que han emprendido, tomados de sus manos, para pedir JUSTICIA.

Contaron con un dolor indescriptible que su niña despertó, el 15 de noviembre, con temperatura, no acudió a clases, decidieron llevarla a la guardería de la hermana, pero a eso de las 17h00, recibió una llamada por lo que su mamá acudió de inmediato a la casa de salud, ingresando por emergencia con un cuadro de amigdalitis y fiebre. El pediatra luego del chequeo, indicó que Sofía tenía una infección bacteriana y que debía ser hospitalizada. El día lunes 18, cuando todo parecía estar bien, esperando que le den de alta, el médico otorrino le chequea con un aparato y dice que se la tiene que operar de urgencia. Cuentan los padres que esa fue la peor decisión que tomaron. A las 14h20, aproxidamente, ingresó al quirófano, con un fuerte dolar de estómago eso es lo que la pequeña Sofía contó a sus papis, (me duelo mucho la barriga).

Los médicos les habían informado que la operación apenas duraría unos 20 minutos. Los 20 minutos se transformaron en largas horas y días de angustia, de impotencia, de incertidumbre. “No se imaginan el dolor que nos han causado”. Nos engañaron, nos mintieron, nos dijeron que todo estaba bien, que se está recuperando. Que se hallaba estable. Nos daban esperanzas.Qué pasó, preguntábamos, el cuerpo médico calló. Sólo ellos saben lo que sucedió. Pidieron ayuda a un médico externo, para que acuda a la casa de salud, y fue el quien les dio la noticia: su hija está muerta. Pasaron dos interminables días.
A Sofía la mantuvieron con vida artificial. Mi hija tenía tantos planes, pero le cortaron las alas, expresó la joven madre.

Le corresponde a la Fiscalía realizar la indagación. No solamente los padres de Sofía, la ciudadanía toda, estará pendiente que se llegue hasta las últimas consecuencias. Que la Federación Médica, el Colegio de Médicos del Azuay, que las comisiones de ética, cumplan con su deber, que los propios profesionales de la medicina, los que tienen la obligación de velar por la salud de los pacientes, no dejen pasar esta nueva negligencia; que un abogado competente con conocimientos de medicina, tome el caso. Que la clase médica nunca olvide el juramento Hipocrático: deben ser humildes y sencillos frente a sus pacientes, que juran que jamás tomarán acciones en contra de la vida de sus dolientes.


DEDICADO A SOFÍA

Mi Niña
te has ganado mi corazón, mi niña,
que de todas las estrellas eres la mas hermosa,
con tu mirar alegre, con tu sonrisa llenas de energía el entorno,
con tus ojos alumbras mi caminar con tu lindo brillo,
mi niña,
tu alegras las noches donde pintamos los muros con nuestras manos,
mi niña gracias por ser mi estrella de las noches,
mi niña, esta amistad va a ser intensa y hermosa porque surgió por cosas del destino,
mi niña,
me has mostrado que tu alma es como el mar inmenso y pasivo,
mi niña linda tiene cuerpo de flor, eres bonita, atractiva, coqueta,
mi niña linda sabe querer....es amorosa, tierna, estricta, fiel ,
mi niña linda eres todo un amor.

(Juan Alejandro Catalán Sepulveda)